Ronald Koeman durante un entrenamiento. | ALBERT GEA

2

El Barcelona inaugura este martes su participación en la Liga de Campeones como si estuviese realizando terapia con un psicólogo cognitivo conductual, ya que el rival que visitará el Camp Nou este martes a las 21 h será el Bayern de Múnich, que hace poco más de un año le endosó un humillante 2-8 en los cuartos de final de la competición.

El conjunto de Ronald Koeman, que recupera a Coutinho y Gerard Piqué y no puede contar con    Ansu Fati, Dembélé, Agüero y Braithwaite, se enfrentará a sus fantasmas justamente 13 meses después de que se originara el trauma, tiempo suficiente como para haber acumulado otros tan traumatizantes o más, como la marcha de Leo Messi.

Por su parte, el Bayern de Múnich, con las dudas de Lewandowski y Gnabry por problemas físicos, llega al duelo contra el Barcelona tras liquidar con goleadas sus últimos dos partidos, un 5-0 ante el Hertha y un 1-4 ante el RB Leipzig, aunque todavía no ha alcanzado su mejor versión, según reconoció el entrenador Julian Nagelsmann.

El Villarreal afronta un duro test en su retorno a la Liga de Campeones una década después ante el anárquico Atalanta italiano este martes (21.00 horas/Movistar Liga de Campeones 1) en el Estadio de La Cerámica, mientras que el Sevilla abre su camino a las 18:45 tras descansar el fin de semana con el objetivo de no verse sorprendido por un Salzburgo intratable en la liga austríaca.