Un momento del partido entre la UD Ibiza y el UCAM Murcia. | RFEF

19

Ibiza es de Segunda División. Por primera vez en la historia de la isla un equipo de fútbol asciende a la categoría de plata. El proyecto celeste ha conseguido el ansiado ascenso en un partido muy igualado contra un UCAM que por momentos ha sido mejor. Al final, el gol de Ekain desde el punto de penalti ha servido para poner la guinda a un año de ensueño.

La UD Ibiza salió bien plantada al Nuevo Vivero y los primeros acercamientos fueron celestes para disfrute del millar de aficionados que se desplazaron hasta tierras pacenses. Poco a poco los murcianos fueron nivelando la balanza y los primeros compases trascurrieron sin grandes ocasiones.

El primer disparo entre los tres palos llegó en el minuto 12. Javi Pérez probó suerte con un disparo desde la frontal del área que tocó en un defensa y llegó manso a las manos de Biel Ribas. Poco después fue Castel quien lo intentó para también estrellarse contra un defensa. El rechace le cayó a Javi Lara que no complicó demasiado al portero del UCAM.

Tras estas llegadas, el decorado cambió por completo y del celeste se pasó al amarillo. Liberto le robó el esférico a Grima y se lanzó hacia la portería de Germán. Su disparo fue bloqueado por Rubén. El balón le llegó a Jordi Sánchez que lo estrelló contra Javi Pérez. La jugada siguió y Xemi la mandó por encima del larguero.

El peligro no cesó porque en la acción inmediatamente posterior, un mal entendido en la zaga celeste fue aprovechado por Alberto para crear peligro. Apareció Morrillas, providencial para abortar el peligro.

La más clara de los ‘católicos’ llegó en el 23. Alberto centró al corazón del área. Apareció Goldar que remató contra su propia portería obligando a Germán a sacar una mano salvadora. Susto importante.

Los celestes cogieron un poco de aire y nivelaron el encuentro, pero la siguiente ocasión peligrosa, en el 35, llegó también para los murcianos. Liberto se escapó por la banda izquierda y busco en el pase de la muerte a Alberto. El disparo, a bajo, fue atrapado por Germán.

En la recta final, los pitiusos se sacudieron la presión y volvieron a mandar sobre el terreno de juego. Primero, lo intentó Morillas con un disparo que se fue desviado. Después, fue Javi Lara a balón parado, pero el balón golpeó en la barrera.

Ya cuando se llegaba al tiempo de descanso llegaron las dos mejores oportunidades para los de Carcedo. Ekain remató de manera acrobática un saque de esquina que puso en apuros a Biel y que acabó nuevamente en córner. En esta nueva estrategia fue Castel quien la tuvo. El balón le llegó en el área pequeña, pero no fue capaz de imprimirle fuerza. La más clara de los celestes y la última de la primera parte.

Tras el paso por vestuarios, el UCAM volvió a salir mejor. Se hizo con el dominio del juego y los celestes empezaron a sufrir. Las ocasiones no eran muy claras, pero sí había una sensación de peligro constante. La Udé intentó soltarse la presión con un disparo de Javi Lara fácil para el portero. Justo antes la afición murciana había reclamado un penalti en una acción de Grima sobre Liberto.

En el 59, estuvo a punto de marcar el exjugador celeste Jordi Sánchez. El delantero recibió un balón en profundidad de Yannick y encontró a Germán adelantado. Probó suerte con una vaselina que se fue rozando el larguero.

Y cuando más sufría el equipo de Carcedo, llegó el penalti. Goldar disparó con poco ángulo obligando a Biel Ribas a sacar una buena mano. El rechace le cayó a Kike López que fue derribado en la frontal del área. El árbitro señaló penalti, pero fue su asistente quien le indicó que la falta había sido dentro para desesperación de los jugadores murcianos. Ekain asumió la responsabilidad. No falló. Con fuerza y a la izquierda del portero. Imparable para poner el 1-0. El sueño del ascenso estaba a 20 minutos.

En la recta final, el conjunto ibicenco supo defenderse e incluso pudo sentenciar con una acción de Davo que se estrelló en el larguero. No lo hubo que lamentar. Ibiza es de Segunda División.