Directivos del Campos y la Penya Arrabal en un acto conjunto con la Federació de Fútbol tras los incidentes de este pasaodo fin de semana.

12

El Comité de Competición de la FFIB ha decidido tomar medidas cautelares con motivo de los incidentes que tuvieron lugar durante el encuentro de la categoría juvenil preferente que enfrentó el pasado fin de semana a los equipos del Campos y la Penya Arrabal.

Multitudinaria pelea en un partido de juveniles en Campos

Entre la medidas provisionales que se han tomado está la de cerrar el campo tanto al equipo local como al visitante, un castigo cautelar sobre el que puede plantearse recurso y que todavía no tiene castigo firme.

Otra de las medidas tomadas ha sido la de sancionar también de forma cautelar a 4 futbolistas de cada equipo, bien por incitar al público o por participar directamente en las agresiones. Esta decisión provisional se tomó a raíz de la visualización del vídeo donde están registrados los incidentes que sucedieron y que desembocaron en una pelea sobre el campo entre jugadores de Campos y Penya Arrabal.

Noticias relacionadas

El Comité paralelamente ha decidido nombrar un un juez instructor con el fin de que investigue y proponga las sanciones definitivas, sanciones que deberán tomar los miembros del Comité, pero lo harán con más datos y con las conclusiones sobre la mesa a las que habrá llegará este juez instructor. Las medidas tomadas y la hoja de ruta que han seguido los miembros del Comité son prácticamente calcadas a las que en su día se trazaron con motivo de los incidentes que protagonizaron los equipos del Alaró y el Collerense.

La situación ahora es similar, aunque posiblemente los incidentes no llegaron al punto de gravedad que se dieron en Alaró. Sin embargo, y ante la trascendencia que tuvo la pelea y en previsión una vez más de frenar este tipo de actos, el Comité, con la reglamentación en la mano, ha tomado decisiones severas y duras con el fin de castigar a los implicados y a su vez tratar de lanzar un mensaje al resto del fútbol balear de que situaciones como esta se deben cortar de raíz y en caso de que se continúen dando en los campos, el castigo impuesto será severo tanto para los jugadores o técnicos implicados como también para los propios clubes.

En este sentido ahora resta por conocer las medidas definitivas. Los clubes implicados han dado desde el minuto uno un paso al frente y han ido de la mano, conjuntamente con la Federación, entendiendo que situaciones como la que se vivió en el partido de juveniles no pueden darse en los terrenos de juego. En ambos casos también se tomaron medidas al margen del proceso abierto por el propio Comité. Este pasado fin de semana y el anterior ha sido negro en relación a sucesos en los campos de fútbol.

Las imágenes de la brutal agresión de un jugador del Son Sardina B a un rival