Pep Canals posa con la camiseta de su equipo en Grecia | M. À. Cañellas

0

Pep Canals García (Palma, 1999) empieza a sumar registros de gran valor para un jugador tan joven. Con apenas 18, a sus espaldas ya tiene ser uno de los futbolistas más jóvenes en debutar en Segunda B —lo hizo con el Atlètic Balears en 2016— pero además también tiene una muesca más en su empuñadura al convertirse en 2018 en uno de los jugadores más jóvenes en debutar en la Liga profesional griega con el Panegialios. Aterrizó en este club situado a hora y media de Atenas, para afianzarse en el primer equipo y convertirse a una velocidad de vértigo en toda una sensación.

Ahora queda libre y el interés de varios equipos de la Primera División de Grecia y de la Segunda española asoman ya con fuerza. Es un futbolista de ataque —juega tanto por banda derecha como izquierda— y en Grecia ha destacado sobre todo por su rapidez, toque de balón y carácter sobre el terreno de juego. «Ahí no puedes arrugarte, o vas con todo o te borran del mapa», relataba Canals, que ahora se encuentra en la Isla a la espera de concretar su futuro. «El fútbol es correr riesgos y tomar decisiones continuamente no solo en el terreno de juego, también fuera de él y cuando observé que en el Atlètic Baleares no podía progresar como me hubiera gustado, puse mi futuro en manos de mi agente —le representa Miguel Riera— y no dudé en irme a Grecia. Aprendí mucho en poco tiempo y la necesidad de espabilarte hace mucho en un jugador. En la segunda vuelta tuve mucho protagonismo con el primer equipo y estoy muy satisfecho de haber tomado esa decisión», relata Canals.

Echando la vista atrás, el futbolista recuerda con satisfacción su paso por el Atlètic Baleares. Anteriormente había militado en las categorías inferiores del Arenal y del Sant Francesc, antes de recalar en el ATB. Con 16 años ya hizo la pretemporada en Austria con el equipo blanquiazul y habla muy bien de Christian Ziege. «Era un entrenador que me valoraba muy bien y que sabía de fútbol. Personalmente tengo mucho que agradecerle porque siempre me trató con estima y se notaba que confiaba en mí», apuntaba Canals. El hecho de debutar con apenas 17 años en Grecia ha despertado el interés de varios clubes europeos. Por ahora el mallorquín deshoja la margarita. Tiene un futuro enorme por delante. Es una joya que ya ha empezado a brillar.