El 'Kun' observa desde el banquillo el primer título de De Gea

| Londres |

Valorar:
preload
El defensa serbio del Manchester United Nemanja Vidic (c) levanta el trofeo junto con sus compañeros David de Gea (d), Anderson (2i) y Wayne Rooney (2d) tras derrotar por 3-2 al Manchester City .

El defensa serbio del Manchester United Nemanja Vidic (c) levanta el trofeo junto con sus compañeros David de Gea (d), Anderson (2i) y Wayne Rooney (2d) tras derrotar por 3-2 al Manchester City .

07-08-2011 | Efe

Manchester City 2

Manchester United 3


Manchester City
: Hart, Richards, Kompany, Lescott, Kolarov (Clichy, m. 74), De Jong, Silva, Y. Toure, Milner (Johnson, m.67), Balotelli (Barry, m.58), Dzeko.

Manchester United: De Gea, Smalling, Ferdinand (Jones, m.46), Vidic (Evans, m.46), Evra (Rafael Da Silva, m. 71), Nani, Carrick (Cleverley, m.46), Anderson, Young, Rooney, Wellbeck (Berbatov, m.88).

Goles: 1-0, m.38: Lescott, 2-0, m.46: Dzeko, 2-1, m.52: Smalling, 2-2, m.58: Nani, 2-3, m.94: Nani.

Àrbitro: Phil Dowd. Mostró tarjeta amarilla a Anderson, Richards, Kolarov, Milner, Toure y Dzeko.


El meta español David De Gea ya tiene su primer título en Inglaterra; la Supercopa que hoy conquistó por 3-2 su nuevo equipo, el Manchester United, tras remontar dos goles en contra frente al City, que dejó en el banquillo a su fichaje estrella, el delantero argentino Sergio «Kun» Agüero.

El reencuentro entre De Gea y el «Kun», compañeros en el Atlético hasta junio pasado, no se produjo sobre el campo porque el técnico italiano Roberto Mancini no ofreció al argentino la posibilidad de debutar en competición oficial con su nuevo equipo.

Sí lo hizo, en cambio, De Gea, como dueño del marco que ha defendido en las últimas temporadas el holandés Edwin Van der Sar, con una actuación que alternó paradas meritorias con otras más discutibles, como el segundo gol encajado, cuando pareció que pudo hacer más ante el lejano disparo del bosnio Edin Dzeko.

El United conquistó el título, con un tanto de Nani en el tiempo de descuento, en una jugada que comenzó con un despeje desde su área de Wayne Rooney y dejó en evidencia a la zaga del City.

El tanto llevó la desolación a los aficionados del City, que no se podían creer cómo su equipo perdió un título que pareció tener en la mano tras lograr una ventaja de dos goles.

Durante la primera media hora del encuentro, el United dominó el centro del campo y desactivó el juego de ataque del City, aunque no fue capaz de crear ocasiones claras de gol.

Fue en el último tramo de la primera mitad cuando el City hizo valer sus individualidades para superar a la defensa de los «reds» en dos ocasiones, poniendo en serias dificultades al equipo de Alex Ferguson.

En el minuto 38, Lescott aprovechó una falta lanzada por el español David Silva a balón parado, unido a un error de la defensa del United, para rematar de cabeza el primer gol del partido.

Tan solo ocho minutos después, el bosnio Edwin Dzeko sorprendía al portero español del United David De Gea con un disparo desde fuera del área que el exguardameta del Atlético de Madrid, que debutaba hoy con su nuevo equipo, no supo alcanzar.

El United se iba así al vestuario con dos goles de desventaja y Ferguson trató de cambiar la dinámica del encuentro realizando tres cambios al mismo tiempo al inicio de la segunda parte.

Sustituyó a sus dos defensas centrales, Ferdinand y Vidic, y situó a Cleverley en el medio campo.

Los efectos de la táctica del United no se hicieron esperar, y pocos minutos después de comenzar el segundo periodo, Smalling remató ante el portero un centro de Young después de que la defensa del City no supiera anticiparse.

Los de Mancini parecieron perder la concentración tras el primer gol del United, que tenía todavía cuarenta minutos por delante para darle la vuelta al partido y comenzaba a sentirse cómodo sobre la hierba de Wembley.

El United confirmó su momento de inspiración en el partido cuando, en el minuto 57, Nani culminó una jugada en la que la delantera de los «reds» encadenó una decena de pases frente al área del City.

El empate hizo reaccionar a Mancini, que se resistía a hacer uso del «Kun» y optó por un cambio de corte defensivo, al retirar al delantero italiano Mario Balotelli para dar entrada al centrocampista Gareth Barry.

Ya en el tiempo de descuento, cuando los penaltis parecían el desenlace más probable, un grave error de la defensa del City y especialmente del belga Vincent Kompany, que no supo despejar un balón largo en el centro del campo ante el acoso de Nani, permitió al portugués lograr su segundo tanto tras regatear a Hart y dar al United la Communuty Shield, en el mismo estadio en el que hace pocos meses perdió la final de la Liga de Campeones.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.