Joan Laporta, presidente del FC Barcelona, junto al exjugador Michel Platini en las instalaciones de Pula Golf. | T. Ayuga

0

Arranca una de las Eurocopas menos Eurocopa de los últimos tiempos. A la pandemia y todo lo que conlleva hay que sumarle el nuevo experimento de los que mandan. Una competición multisede que se reparte en 11 países, llegando a abarcar hasta cuatro usos horarios distintos.

Es verdad que en nuestro caso, como suele ser habitual, hemos rizado el rizo añadiendo algo de incertidumbre a la previa. Los casos positivos en la selección de Luis Enrique, mala fortuna, han provocado unos días de polémica y crispación. Vacunación express, Janssen o nada, la Sub21 al rescate... Como ya ocurrió en el último Mundial, recordemos el caso Lopetegui, la Selección Española arranca con más dudas que certezas.

Volviendo al formato. Michel Platini, que estos días ha estado disfrutando del golf en Mallorca, verá realizada una de sus últimas aportaciones. Muy del estilo de lo que viene; el Mundial de Catar en invierno o la Supercopa de España en Arabia Saudita, queda todo cada vez más reducido al terreno de juego, a «los 11 hombres que dan golpecitos a la pelota» que dicen ahora. Perdemos la esencia y solo queda pedir una cosa: que alguien coloque el fútbol donde estaba antes.