Gareth Bale durante una sesión de entrenamiento. | TOLGA BOZOGLU

0

La selección de Italia, campeona de Europa en 1968 y cuatro veces campeona del mundo (1934, 1938, 1982 y 2006), regresa a una gran vitrina internacional en la Eurocopa, en un torneo que encara con motivaciones extra después de la debacle vivida en 2018, cuando no logró clasificarse para el Mundial de Rusia.

El seleccionador Roberto Mancini recogió las cenizas del equipo de Gian Piero Ventura, desilusionado y falto de ideas, y forjó a un grupo que llega a la Eurocopa tras una racha de 27 partidos sin conocer la derrota.

Los «azzurri», reyes de Europa en la edición jugada en casa en 1968, se clasificaron con el pleno de victorias en una fase de clasificación inmaculada, además de haber sellado su plaza para la fase final de la próxima Liga de Naciones.

Encuadrada en el grupo A junto a Turquía, Suiza y Gales, Italia disputará sus tres partidos de la liguilla en el estadio Olímpico romano, ante unos 17.500 aficionados, con un debut exigente fijado el próximo 11 de junio contra el seleccionado turco.

En su brillante gestión, Mancini lideró un cambio generacional, al dar paso a jóvenes talentos como Nicoló Barella, Federico Chiesa o Alessandro Bastoni, y al mantener a elementos de alto recorrido internacional como Giogio Chiellini, Leonardo Bonucci o Marco Verratti.

El seleccionador apostó además por un fútbol más ofensivo y técnico con respecto a la tradición italiana. Suele alinear un 4-3-3 con un centro del campo dinámico, con Jorge Frello «Jorginho», flamante campeón de Europa con el Chelsea, como cerebro, acompañado por Barella y Verratti.

La única incógnita es la del delantero centro, en el que ni Andrea Belotti ni Ciro Immobile terminan de convencer completamente, mientras que en los extremos suelen actuar Lorenzo Insigne y Federico Chiesa. Mancini dio la sorpresa en su lista definitiva, al dar confianza al joven punta Giacomo Raspadori, una alternativa a sus dos artilleros.

La superior actitud ofensiva no ha alterado la solidez de un equipo que sigue contando con una zaga de alto nivel, con Bonucci y Chiellini, y dos laterales como Alessandro Florenzi y Emerson Palmieri, campeón de Europa con el Chelsea.

En sus diez partidos de la fase de clasificación a la Eurocopa, Italia ha marcado 37 goles y solo ha encajado cuatro.

Participaciones en fases finales: 10 (1968, 1980, 1988, 1992, 1996, 2000, 2004, 2008, 2012, 2016).

Mejor participación: 1 título (1968).

Entrenador: Roberto Mancini (Iesi, 27/09/1964). Uno de los mejores centrocampistas ofensivos de la historia del fútbol italiano, Mancini es un símbolo de éxito. Conquistó dos títulos de la Serie A, seis Copas Italia, dos Recopas UEFA y una Supercopa UEFA como futbolista, al militar en el Bolonia, el Sampdoria y el Lazio, antes de un breve paso por el Leicester City. Abrió, tras retirarse, una exitosa carrera de entrenador, en la que triunfó en Italia, con el Inter de Milán, en Inglaterra, al frente del Manchester City, o en Turquía, en el Galatasaray.

Tras un año en el Zenit San Petersburgo, aceptó la propuesta de la Federación de Fútbol Italiana y lideró un renacimiento «azzurro» y afronta ahora su primer gran torneo continental con la convicción de poder llegar hasta el final.

La figura: Gianluigi Donnarumma (25/02/1999). Niño prodigio de la cantera del Milan, «Gigio» debutó en la Serie A con tan solo 16 años y ahora, con 22 años, ya disputó 251 partidos como profesional.

Considerado de forma unánime en Italia como heredero de Gianluigi Buffon, legendario portero del Juventus, Donnarumma vive un momento delicado de su carrera, después de que se oficializara su salida del Milan tras no encontrar un acuerdo económico por su renovación.

«Gigio» representa una garantía para la selección italiana, en la que es portero titular desde marzo de 2018, al tiempo que Buffon dio su adiós a la camiseta «azzurra».
A sus 22 años, ya acumula 25 partidos con la selección de Roberto Mancini.

Equipo tipo (4-3-3): Donnarumma; Florenzi, Bonucci, Chiellini, Emerson; Barella, Jorginho, Verratti; Chiesa, Insigne e Immobile.

TURQUÍA, LA ESTELA DE 2008

La selección de Turquía encara la Eurocopa con una generación rica de talento, como el de Hakan Calhanoglu o Yusuf Yazici, o personalidad, como la de Burak Yilmaz, decidida a seguir la estela del grupo de 2008, que llegó a rozar la final.

Entrenada por Senol Gunes, Turquía llega a la Eurocopa como segunda clasificada en el grupo H, detrás de Francia, tras salir con cuatro puntos del doble enfrentamiento con los galos, campeones del mundo, al ganar 2-0 en casa y empatar 1-1 en París.

Tras su deslucida experiencia de 2016 en la Eurocopa francesa, en la que fue eliminada en la fase de grupos, y su ausencia del torneo de 2012, los turcos encaran el evento con extra motivaciones encuadrados en el grupo A junto a Italia, Suiza y Gales.

Los de Gunes debutarán el 11 de junio en el estadio Olímpico de Roma contra Italia y se enfrentarán a continuación a Gales y a Suiza.

Su reto es seguir la estela del seleccionado turco de 2008, que con piezas como Rustu Recber, Arda Turan, Semih Senturk, Nihat Kahveci o Hamit Haltintop se rindió en las semifinales contra Alemania.

El actual equipo cuenta con elementos de gran recorrido internacional, que compiten en los grandes campeonatos europeos, como Yilmaz y Yazici, campeones de Francia con el Lille, o Calhanoglu, segundo clasificado en la Serie A con el Milan.

Gunes puede contar además con una defensa de primer nivel, con Merih Demiral, del Juventus, o Caglar Suyuncu, del Leicester City inglés.

Suele alinear un 4-2-3-1 que mezcla técnica, rapidez y fuerza física, en el que también destaca Cengiz Under, extremo actualmente en el Leicester City lanzado en 2017 por el español Ramón Rodríguez Verdejo «Monchi», en su etapa como director deportivo del Roma.

Participaciones en la fase final: 4 (1996, 2000, 2008, 2016).

Mejor participación: Semifinales (2008).

Seleccionador: Senol Gunes (Trebisonda, 01/06/1952). Exportero y bandera del Trabzonspor, con el que fue seis veces campeón de Turquía, Gunes es a sus 69 años toda una leyenda del fútbol turco.

Ya dirigió al seleccionado de Turquía a principios de los años 2000, cuando acabó tercero en el Mundial de 2002 y en la Liga de Confederaciones del año siguiente.
Volvió al mando de Turquía en 2019 y armó un equipo competitivo, que sabe dar su mejor versión en las citas grandes, como ya se vio en la fase de clasificación contra Francia, campeona del mundo.

La figura: Burak Yilmaz (15/07/1985). A sus 36 años, Burak está viviendo una segunda juventud y llega a la Eurocopa como artillero innegociable turco, tras conquistar como protagonista el título de la Ligue 1 francesa con el Lille.

El potente delantero, que vivió gran parte de su carrera en su país, con el Fenerbahce, Besiktas, Galatasaray y Trabzonspor, entre otros, anotó 16 goles en la liga francesa, seis de ellos en las últimas cinco jornadas.

Equipo tipo (4-2-3-1). Cakir, Celiok, Soyuncu, Demiral, Meras, Under, Kahveci, Tufan, Calhanoglu, Yazici, Yilmaz.

SUIZA Y EL MURO DE OCTAVOS

Ya afirmada en la zona noble del fútbol europeo y mundial, la selección de Suiza llega por quinta vez a la fase final de una Eurocopa, con el desafío de romper el muro de los octavos de final, una ronda hasta ese momento nunca superada.

Entrenada por Vladimir Petkovic, experto técnico que también trabajó en Italia, en el Lazio, Suiza se paró en los octavos de final en el Mundial de Río 2014 y en el de Rusia 2018, además de acabar en esa ronda su participación en la Eurocopa de Francia 2016.

Los suizos, que ocupan la decimotercera posición en el ránking FIFA, pelearán por romper esa barrera este año, en un torneo que empezará con un grupo exigente en el que competirán con Italia, Turquía y Gales.

Se clasificaron para la fase final como líderes del grupo D, por delante de Dinamarca e Irlanda, y en los últimos meses han salido invictos de un doble enfrentamiento de Liga de Naciones con Alemania.

Petkovic suele alinear un 3-4-1-2 con mucha fuerza física en defensa y en el centro del campo, en el que Xherdan Shaqiri, del Liverpool, es el encargado de dar cambio de ritmo y alimentar a los dos delanteros, Breel Embolo y Haris Seferovic.

El seleccionador cuenta con jugadores de buen recorrido internacional en defensa, como Nico Elvedi, del Borussia Monchengladbach, Manuel Akanji, del Borussia Dortmund, o Ricardo Rodríguez, del Torino y ex del Milan o del Wolfsburgo.

El doble pivote es granítico, con Remo Freuler, del Atalanta, y Granit Xhaka, del Arsenal, mientras que hay alternativas de sobre en los carriles. Kevin Mbabu, Steven Zuber, Sylvan Widmer o Ruben Vargas son soluciones que Petkovic suele alternar.

El gol es responsabilidad de Seferovic, delantero del Benfica, y de Breel Embolo, jugador de enorme potencial, del Monchengladbach, quien fue frenado en su carrera por una interminable serie de lesiones.

Participaciones en la fase final: 4 (1996, 2004, 2008, 2016)

Mejor participación: octavos de final (2016).

Entrenador: Vladimir Petkovic (Sarajevo, 15/08/1963). Nacido en Sarajevo (Yugoslavia, ahora Bosnia Herzegovina), Petkovic se mudó a Suiza en 1987 durante la guerra de los Balcanes y tuvo una modesta carrera de centrocampista.

Pero tras retirarse Petkovic abrió una buena carrera de entrenador, en la que sumó resultados positivos al frente del Lazio, en la Serie A italiana, antes de tomar las riendas de la selección suiza en 2014.

Clasificó al equipo para la Eurocopa de 2016, en la que cayó en octavos, para el Mundial de 2018 en Rusia, en el que también alcanzó los octavos, y prosiguió su proyecto con la clasificación para la próxima Eurocopa.

El Olímpico de Roma, donde se enfrentará a Italia el 16 de junio, fue su casa durante su etapa en el Lazio.

La figura: Breel Embolo (14/02/1997). Delantero de origen camerunés, Embolo creció en el Basilea suizo, con el que debutó a los 17 años y con el que dio muestra de un talento cristalino.

Después de ganar tres campeonatos suizos, Embolo dio el salto a la Bundesliga alemana al fichar con 19 años por el Schalke 04, pero a partir de ese momento se abrió un auténtico calvario a causa de una larga serie de graves lesiones.

Se fracturó el peroné poco después de llegar a Alemania, en el curso 2016-2017, y tras recalar en el Monchengladbach tuvo graves lesiones de tobillo y un edema óseo que le apartó de los terrenos de juego durante seis meses.

Equipo tipo (3-4-1-2): Sommer; Elvedi, Akanji, Rodríguez; Zuber, Freuler, Xhaka, Vargas; Shaqiri; Embolo, Seferovic.

GALES: BALE, AL MANDO

«Gales, Golf y Madrid, en este orden», era el polémico mensaje exhibido por Gareth Bale después de sellar la clasificación para la Eurocopa. Cedido este año en el Tottenham, pero todavía propiedad madridista, toma el mando de la selección de su país en una nueva campaña europea, tras las semifinales alcanzadas en 2016, en su primera participación.

El recuerdo del brillante camino logrado en Francia 2016, cuando Gales solo se rindió ante Portugal en las semifinales, sigue vivo en la memoria de un país que está viviendo un momento de ensueño liderado por Bale, su talento más brillante.

El extremo de Cardiff, de 31 años, guía a un equipo en el que también destaca Aaron Ramsey, centrocampista del Juventus, y cuyo mayor punto de fuerza es la unidad del grupo.

El seleccionado galés estará dirigido por Robert Page en la Eurocopa, pues Ryan Giggs fue apartado en abril tras haber sido formalmente acusado de maltratar a su exnovia y haber atacado a otra mujer.

La defensa de tres, como ya visto en la Eurocopa de 2016, suele ser una garantía para Gales, que cuenta con elementos de buen recorrido internacional, como el defensa Ben Davies, del Tottenham, Harry Wilson, joven del Liverpool, o Daniel James, extremo del Manchester United.

Eso sí, en el amistoso del 2 de junio contra Francia, Page apostó por un 4-4-2, en el intento, sin éxito, de contener el ímpetu ofensivo galo.

También dan solidez al equipo Joe Allen, centrocampista, exjugador del Liverpool o del Swansea, o Joe Rodon, defensa del Tottenham Hotspur.

Participaciones en las fases finales: 2 (2016 y 2021).

Mejor participación: Semifinales (2016).

Entrenador: Robert Page (Llwynypia, 03/09/1974). Dirige a Gales en sustitución de Ryan Giggs, quien fue apartado del equipo tras sus acusaciones de violencia doméstica contra su pareja. El exjugador del Manchester United, que no ha sido alejado definitivamente del equipo, se presentará en enero de 2022 ante la corte de Manchester por presuntamente atacar a su por entonces pareja y causarle daños físico el 1 de noviembre de 2020.

Además, está acusado de controlarle y de «comportamiento coercitivo» entre diciembre de 2017 y noviembre de 2020.

Así, le tocará a Page dirigir a Gales en su campaña europea, tras una carrera vivida hasta este momento en las series menores inglesas, como el Port Vale y el Northampton.

La figura: Gareth Bale (16/07/1989). Con la camiseta de Gales se transforma. El jugador con poca chispa y continuidad visto en sus últimos meses en el Real Madrid se vuelve un líder incuestionable al frente de su selección.

Llega a la Eurocopa tras una temporada como cedido en el Tottenham, una etapa marcada por altibajos durante la gestión del portugués José Mourinho, acabada con once goles en la Premier League y un total de 16, entre todas las competiciones.

Es el máximo artillero de la selección galesa con 33 goles y es el cuarto que más partidos disputó, noventa.

La llegada de Carlo Ancelotti al Real Madrid, entrenador con el que ganó la Liga de Campeones de 2014, con gol en final incluido, podría abrirle nuevos horizontes en la capital española.

Equipo tipo (4-4-2): Hennessey; Gunter, Rodon, Mepham, Roberts; Allen, Ampadu, Ramsey, Wilson; Bale, James.