La nadadora ‘inquera’ Catalina Corró (Bidasoa XXI), con gorro lila, en una imagen captada durante una reciente competición de carácter estatal celebrada en las piscinas palmesanas de Son Hugo, junto a la campeona europea, mundial y olímpica Mireia Belmonte. | T. Ayuga

3

La mayor de las victorias de Catalina Corró Lorente (Inca, 1995) tal vez no ha llegado dentro de una piscina, su hábitat natural. La notable nadadora mallorquina, una de las exponentes de la generación presente, ha superado una de las pruebas más duras y exigentes que la vida le puede poner a una persona por delante. Y lo ha hecho con nota. Tanto, que un año después de entrar en quirófano, prepara con ilusión el Campeonato de España Open, que se celebra en Málaga la próxima semana. El objetivo, lograr la mínima para representar a España en el Europeo de Glasgow. Y va por buen camino, pues ya ha nadado en más de una ocasión por debajo de la marca requerida.

Y todo, tras superar un duro trance que pudo poner en peligro su carrera deportiva. Hace unos días, Corró recordaba en su cuenta de Facebook lo acontecido el 29 de marzo de 2017. «Hoy hace justo 1 año que a las 8 de la mañana vinieron a m habitación del hospital para llevarme, seguramente, a la competición más importante y difícil de mi vida. Hoy hace justo 1 año que creí que mis sueños se truncaban y que no habría salida. Hoy hace justo 1 año que sentí el miedo más aterrador que he sentido hasta ahora», escribía Corró. «Hoy hace justo un año que tuve que tragarme mis propias lagrimas para hacerme más fuerte o, almenos, creerme que lo era.

Pero hoy, 1 año después, no tengo ganas de escribir sobre lo triste que fue. Sino todo lo contrario. Tengo ganas de celebrar que estoy aquí, que pude vencer todos mis miedos, aunque me costara, y que ahora aprecio todavía más mi vida», prosiguió la nadadora inquera, que tuvo que pasar por quirófano tras serle detectado un tumor cerebral que, por fortuna, ya es historia.

Corró, que militó con anterioridad en el CTEIB y el CN Palma, compite actualmente por el Bidasoa XXI y entrena en el CAR de Sant Cugat, donde compatibiliza la natación con sus estudios de Medicina.

Regreso
En los pasados Campeonatos de España de invierno, Catalina Corró, apenas ocho meses después de la compleja operación, logró la plata en los 200 y los 400 estilos. Y en la Copa de España de clubes rindió a un elevado nivel. Pese a estar dos meses fuera del agua, con una dura adaptación de nuevo a la piscina, un año después contempla la vida con una perspectiva diferente a la de hace doce meses.

«Si alguien me hubiera dicho ese día, hace 1 año, que hoy estaría preparando un campeonato y que estaría disfrutando tanto del deporte, de mi familia, de mis amigos, de mis estudios... No me lo hubiera creído. Yo misma he descubierto que los únicos límites que existen son los que uno se pone. Y que si te dejas guiar por lo que de verdad sientes y haces oídos sordos a los no puedo, puedes llegar donde te propongas», añadía la nadadora en su muro de Facebook, donde las palabras y los mensajes de ánimo se multiplican, reconociendo la capacidad de superación de Catalina Corró, que nada rumbo a Glasgow, y quién sabe si a Tokio...