Festival con sabor amargo

| Palma de Mallorca |

Valorar:
El jugador del Hospital de Llevant Bruno Taffy intenta evitar la entrada de un rival, ayer.

El jugador del Hospital de Llevant Bruno Taffy intenta evitar la entrada de un rival, ayer.

Son Moix disfrutó por segunda jornada de un encuentro espectacular, pero el festival goleador del Hospital de Llevant y el Montesinos Jumilla dejó un poso amargo en los locales, que pagaron cara su fragilidad defensiva en un duelo en el que tuvieron opciones de sumar hasta el último suspiro.

A pesar del tanto inicial de Lolo Suazo, el Hospital de Llevant consiguió ponerse por delante en el marcador con dos goles en el minuto 7 de partido. Sin embargo, la avalancha local se convertiría en una trampa, ya que los visitantes aprovecharon mejor el descontrol para golpear por partida doble en el minuto y aumentar su renta al filo del descanso.

Un gol de penalti de Ique tras el descanso ponía aún más cuesta arriba el partido para los mallorquines. Chicho y Vadillo reactivaron las aspiraciones de los locales, que sufrieron los vaivenes de un duelo eléctrico. Chino ponía el 4-6, pero Chicho alimentó las opciones isleñas en un tramo final con portero-jugador que no obtuvo recompensa.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.