26

El motociclismo isleño se prepara para vivir una cita con las urnas que se antoja emocionante. Y decisiva para el porvenir de la Federación Balear, que este sábado elige a su nuevo presidente en una convocatoria muy equilibrada. Dieciocho clubes y entidades con derecho a voto decidirán si se mantiene la corriente actual, encabezada por la otrora vicepresidenta y estos meses -tras la dimisión de Pep Yuste- responsable de la FBM, Catalina Tomás, o una línea renovadora, liderada por Pedro Mas. La igualdad existente en la presentación de avales -proceso en el que Mas ha mostrado mayor músculo- anticipa una jornada electoral intensa.

La felanitxera Catalina Tomás ha dirigido los destinos de la territorial desde el pasado me de julio. Su experiencia en la gestión de la entidad le ha permitido consensuar un grupo de trabajo apoyado en el equipo que los últimos años ha regido la FBM. La línea continuista es el eje de su proyecto. «El objetivo es mantener el trabajo hecho y mejorar lo que lo requiera. La gente que estaba con Pepín (Yuste) hizo una buena labor, en especial con la base, y modernizando la Federación», asegura la antes dirigente y ahora candidata, que llegó a la FBM en 2008 y sabe que, «en menos de dos años, no hay tiempo para grandes proyectos, pero sí para trabajar por el deporte».

Propuestas

Tomás hace especial énfasis en la necesidad de «mejorar el trato directo con los clubes y los deportistas, la base de la FBM, y en la parcela contable, de ofrecer información al día de la facturación». En el campo económico, explica que, tras una serie de problemas técnicos, se han presentado las cuentas de 2013 «en plazo», y espera a la convocatoria de una nueva Asamblea, «que deberá ser con el futuro equipo», para poder aprobarlas o no.

Igualmente, recuerda que los clubes que avalan su candidatura «organizan 63 de las 82 pruebas previstas para 2014, lo que no pone en peligro el calendario, como se iba diciendo por ahí».

El apoyo a los pilotos de élite «tanto en velocidad, como en otras modalidades», será otra de sus premisas, además de intentar solventar el problema de instalaciones, en especial de la mano del Govern en disciplinas de campo, como trial y enduro, sin dejar de lado la colaboración con los circuitos de velocidad.

El cambio que cree precisa la territorial lo encabeza Pedro Mas. Desde Inca, aunque nacido en Maria de la Salut, el aspirante a la presidencia llega avalado por su labor en el Motoclub Cop de Gas y 100 Emocions, y plantea «proyectos de futuro, sin descuidar eventos, nuevos espacios como canteras, y teniendo en cuenta al motociclismo social y la difusión y promoción del deporte». Esta opción plantea «continuar incidiendo en la formación, con una política económica de contención, generando recursos propios, y apoyando a quienes nos representan en las grandes competiciones», caso de Jorge Lorenzo, «con el que queremos reconducir las relaciones», Luis y David Salom o Pedro Vallcaneras.

En el capítulo de instalaciones, piensa Pedro Mas que «no hacen falta grandes circuitos, sino los acordes a nuestras necesidades», con el Renn Arena en mente. En ese marco, resalta la importancia de seguir «trabajando con la base», admitiendo que en el programa de tecnificación «hace falta un cambio, y aquí la Asamblea debería tener más peso». El candidato 'renovador' mantiene que la gestión de la FBM «debe ser profesional, desinteresada y sin depender de sueldos, buscando la unión de clubes y pilotos ante las posiciones enfrentadas que existen», aseguraba Mas.