Pablo Salado remata a puerta ante la oposición de un jugador del Jumilla.

0

Jumilla 4 - 2 Hospital de Llevant

Jumilla Montesinos: Yeray, Boyis, Cristian, Baca e Ique. También jugaron Rober, Josiko, Pichi, Pizarro, Rubén Zamora y Chino:

Hospital de Llevant: Medina, Vadillo, Joselito, Manu y Chicho. También jugaron Taffy, Joao, Vega, Pablo Salado y Toni Terrón.

Árbitros: Peña Díaz y Peña Gómez.

Goles: 1-0, minuto 1, Boyis.2-0, minuto 8, Chino.2-1, minuto 14, Joao. 2-2, minuto 18, Joao.3-2, minuto 22, Boyis4-2, minuto 38, Pichi.


La falta de acierto de cara a la portería rival condenó ayer al Hospital de Llevant en su visita al Jumilla Montesinos. Los hombres de Tomás de Dios no aprovecharon sus ocasiones tras igualar un 2-0 en contra y encajaron una derrota que les aleja definitivamente de la Copa de España.

A las primeras de cambio tomó la iniciativa en el marcador el Jumilla, que se adelantó gracias a un tanto de Boyis en el primer minuto de juego. El buen arranque de los locales obtuvo una recompensa mayor cuando a los ocho minutos Chino amplió la renta de los murcianos haciendo justicia al buen juego que siguió desplegando.

Con el marcador en contra el Hospital de Llevant comenzó a carburar. La necesidad se convirtió en su mejor inspiración y puso cerco a la portería de Yeray, que acabaría convirtiéndose en el artífice del triunfo local.

Joao logró recortar distancias después de que Chicho dispusiera de dos grandes ocasiones y el propio jugador brasileño firmó la igualada antes del descanso.

En la reanudación, de nuevo Boyis puso en posición franca al Jumilla, que volvió a arrancar mejor que los isleños.
Taffy y Joselito protagonizaron las mejores ocasiones del Hospital de Llevant, pero se toparon con un inspirado Yeray. Además, el paso al frente de los visitantes lo aprovechó a la perfección el Jumilla para sentenciar el partido gracias a su cuarto tanto, obra de Pichi.

Tomás de Dios dio entrada a la figura de portero-jugador, pero la presión visitante se quedó sin premio ante un rival que se defendió con solvencia y aprovechó sus aproximaciones a la portería mallorquina.