El autor del primer gol del Olímpic, el mallorquín Nando Ramón, conduce la pelota presionado por Cesar Diop, ayer. | Francisco Garc

0

El Atlètic Balears cayó derrotado en su visita a Valencia por un contundente 3-0 ante un Olímpic que supo maximizar sus armas. Rápidamente se les puso de cara el partido de cara a los locales, que en el minuto 6 se pusieron por delante para encarar un partido cómodo en el que el líder, que puso en liza un once con cambios respecto a su once tipo, ofreció una imagen desdibujada.

La superioridad local fue patente de los primeros compases y los locales aprovecharon su primera ocasión para marcar. Pese al dominio territorial y del esférico del cuadro balear, el entramado defensivo local impidió las aproximaciones visitantes. El Olímpic acabó mejor la primera parte, con mejor juego y mayor claridad ofensiva.

Ambos equipos desde el inicio del partido mostraron un juego muy directo. Antoñito pudo marcar en la primera ocasión del Atlético Baleares en el minuto 3, pero sin embargo fue el Olimpic el que hizo gol poco después aprovechando un saque de banda que terminó con un centro de Quintana al punto de penalti, donde Nando Ramón se adelantó al meta Xavi Ginard para hacer el 1-0.

Con el marcador a favor, el Olímpic jugó como más le gusta, con una defensa más segura y replegada. Los visitantes, pese a tener el dominio del balón durante los siguientes minutos, no fueron capaces de crear ocasiones claras de gol. Con el marcador en contra, al Atlètico le tocaba remar en contra desde muy pronto y con un once cargado de jugadores poco habituales tuvo problemas para reaccionar a los golpes.

Desequilibrio

El Olímpic fue mejor en su juego por las bandas, donde se nutrió con combinaciones de Quintana, Peris y Silva. La oportunidad más clara en los minutos finales del primer acto fue de nuevo para los locales en un remate de cabeza de Fran Moreno que consiguió detener Xavi. Cabe destacar que el Atlètic se vio obligado en el primer tiempo a cambiar su defensa por la lesión de Martín en el minuto 27 de partido.

En la segunda mitad no cambió el guión y el partido continuó disputándose en una dinámica similar a la de la primera mitad. El Olímpic continuó siendo muy fuerte en defensa e impidió que el líder fuera capaz de disparar entre los tres palos. Los locales se mostraron muy efectivos y en el minuto 62 en un córner botado desde la izquierda por Quintana, Da Silva aprovechó un balón en el área para batir por segunda vez a Xavi.

Pocas oportunidades de gol hubo en la segunda mitad y el Olímpic fue más inteligente en su juego, mostrando más carácter y actuando con mayor astucia y pundonor en cada lance del juego para administrar su ventaja con oficio.

El Olímpic no renunció nunca a marcar más goles, y con el tiempo cumplido Quintana fue derribado por David dentro del área. Rifaterra no perdonó desde el punto de penalti y de tiro ajustado al palo de Xavi consiguió el 3-0 definitivo.

El Atlètic, que apenas inquietó a su adversario, alargó su tendencia negativa a domicilio, ya que los blanquiazules solo han sumado uno de los últimos 12 puntos en juego lejos de la Isla y, además, lo hizo sufriendo la derrota más abultada de lo que va de temporada.