El entrenador del Bàsquet Menorca, Paco Olmos, durante el partido contra el Regal Barcelona. | Alex Caparrós

0

El Menorca Básquet buscará mañana en el Buesa Arena ante el Caja Laboral, líder de la liga ACB, un triunfo de prestigio, en un partido en el que podrá jugar el pívol estadounidense Jakim Donaldson, que ha tenido que viajar esta semana de urgencia a su país por motivos personales.

El equipo de Paco Olmos ha viajado a Vitoria con mucha ilusión y poco que perder, ya que se enfrenta a uno de los conjuntos más en forma de Europa.

Los isleños, que estarán acompañados en Alava por más de un centenar de aficionados, asumen el reto de competir ante el actual campeón, que viene de vencer en su pista al Regal FC Barcelona y de perder en la Euroliga ante el Maccabi.

Olmos podrá disponer de Jakim Donaldson, que tuvo que viajar de forma precipitada a Estados Unidos el pasado martes debido a la muerte de un familiar, pero regresará a tiempo para jugar.

El pívot de Pittsburgh, el mejor activo del Menorca en este inicio de campeonato, llegó en la tarde de ayer a la isla e incluso tuvo tiempo de ejercitarse en el gimnasio.

«Es el partido más complicado que hemos tenido hasta ahora», ha segurado Paco Olmos, consciente de la dificultad de vencer en una cancha inmaculada hasta ahora en la temporada 2010/11.

El Menorca Basquet ha perdido en sus cuatro visitas anteriores al Fernando Buesa Arena.