En la imagen, Biel y Vicenç Palmer conversando con el veterano técnico del Palmer Alma Mediterránea Palma, Pepe Laso. La implicación de la familia Palmer a través de su empresa ha resultado vital para mantener al primer equipo del Bahía San Agustín compitiendo en la LEB Oro. | BSA

0

El descenso a LEB Plata del Palmer Alma Mediterránea Palma empieza a llevar consigo los primeros cambios dentro de la estructura del primer equipo del Bahía San Agustín. El más notable, a corto plazo, es la pérdida del que ha sido su patrocinador principal a lo largo de las dos últimas campañas (2020/21 y 2021/22), en un momento delicado a nivel social y económico a consecuencia de la pandemia.

Palmer Alma Mediterránea, marca de referencia en el mercado de Palmer Inmobiliaria, ha anunciado al presidente del Bahía San Agustín, Guillem Boscana, su decisión de no dar continuidad a su vinculación. Ha sido una determinación tomada desde la reflexión y sin tener en cuenta criterios deportivos, por lo que el encuentro del próximo viernes en Son Moix (21.00 horas) será el último de Palmer Alma Mediterránea Palma como espónsor principal del primer equipo del club de la Platja de Palma, que sufre un duro golpe pocos días después de perder la categoría y despedirse de la LEB Oro al caer en la pista del Força Lleida.

Implicación

El apoyo de la familia Palmer, a través de sus empresas, ha sido notable hacia el Bahía San Agustín, al que les une una larga relación que se extiende a lo largo de dos generaciones de la saga. Tras la salida del anterior patrocinador, asumieron el reto de dar su nombre al conjunto de referencia del baloncesto balear, en la LEBOro, en la que se han dado a conocer a lo largo de las dos últimas campañas bajo la denominación de Palmer Alma Mediterránea Palma. Una relación que llegará a su fin con el epílogo del curso que se acaba en unos días, cerrando una etapa en la que la familia Palmer arropó al Bahía San Agustín y su equipo profesional en unas circunstancias complicadas a consecuencia de la crisis sanitaria y económica derivada de la COVID-19.

Ahora, el Bahía San Agustín sigue tanteando las opciones para calibrar sus expectativas de poder competir en la LEB Plata, plaza en la que tendrá derechos deportivos para la temporada 2022/23. La primera de ellas es militar en la tercera categoría del baloncesto español, aunque en función de los acontecimientos no se descartarían otros escenarios, como la de una permuta. Todo, dentro de un escenario en el que empieza a asomar el interés por dar forma a un nuevo proyecto con la meta de pelear por plaza en LEB Oro a corto o medio plazo.