Wesley Van Beck intenta penetrar ante dos jugadores del Valladolid.

2

Valladolid pudo cambiar el sino del Palmer Alma Mediterránea Palma, pero el equipo de Álex Pérez y Pau Tomàs amontonó una derrota más a su larga lista de tropiezos en la que va camino de ser la última campaña del equipo de Ciutat en la LEB Oro tras ocho ejercicios instalado en la categoría de plata del baloncesto español. Un balance de 1 victoria y 14 derrotas, a expensas de disputar dos encuentros aplazados (Cáceres y Lleida, ambos en Son Moix) para cerrar oficialmente la primera vuelta, hace que los mallorquines igualen el peor arranque histórico a estas alturas de la temporada, rozando el ecuador de una singladura tormentosa y complicada, en lo deportivo, lo social y lo económico.

Sí que firman el peor balance de un equipo balear en el cuarto de siglo de vida de la LEB, empeorando los registros del Ciutat d'Inca 1998/99, que contaba con un balance de 2-13 a estas alturas (no descendió a ser competición cerrada), y el del Drac Inca 2002/03, que levantó un 0-10 para ponerse 2-13 provisionalmente y acabar salvando la categoría en el playout frente al Rosalía de Castro de Santiago, con Xavi Sastre a las órdenes.

Pero este 1-14 que deja al Palmer Palma aposentado en el fondo de la tabla, sólo acompañado por el Huesca (2-13), y cada semana más lejos de una utópica permanencia no es un registro inédito. Hasta cuatro precedentes previos encontramos, alguno de ellos incluso con final feliz en forma de salvación, un reto que pasa por un mes de febrero clave para los de Tomàs y Pérez, que se jugarán el grueso de sus opciones de evitar las tres últimas posiciones en unas semanas decisivas.

Ya en la campaña 2000-01, el Ferrol se encontraba a estas alturas igual (1-14), aunque en la siguiente jornada logró su segunda victoria y acabó el año penúltimo, con un balance de 9-21. Otro equipo gallego, el Rosalía santiagués, calcaba los números del Palmer, e incluso posee el peor registro histórico tras 16 jornadas con 1-15. Finalizó colista aquella temporada (8-26) en el curso 2008/09.

Un dato para la esperanza lo ofrece el histórico Ourense, que en la temporada 2017/18 se encontraba igualmente con una victoria tras quince encuentros, aunque firmó una espectacular remontada en el segundo tramo del curso regular para plantarse con un 13-21 que le permitió huir del descenso, comenzando su escalada a partir de la jornada dieciséis, en la que el próximo viernes el Palmer Palma visita la cancha del Melilla de Fausto Ruesga.

También es próximo en el tiempo el último precedente negativo de la LEB Oro, remotando al ejercicio 2018/19, en el que el Prat calcó el 1-14 para finalizar antepenúltimo, sumando 9 victorias y 25 derrotas, y al igual que el citado Ourense, iniciando la escalada a partir de la jornada 16 del curso regular, un punto de inflexión para el Palmer Alma Mediterránea Palma, que tiene por delante unas semanas en las que quedará definido su futuro: luchar por la salvación o por maquillar una temporada, por el momento, para olvidar.