Noa Djiu Morro (13) defiende a Swart, del Baxi Ferrol. | M. Ángel Polo

0

Una nueva jugadora mallorquina forma parte de la historia de la Liga Femenina de baloncesto. La joven ala-pívot mallorquina Noa Djiu Morro, de 17 años -cumplidos el pasado jueves- y de categoría júnior, se estrenó en la máxima categoría con el Valencia Basket en el partido que enfrentó a las 'taronjas' con el Baxi Ferrol en la Fonteta. La interior formada en el CTEIB a las órdenes de José Lus Alberola y que el pasado ejercicio militó en el Edbaser Andratx de la Liga Femenina 2, disputó 4 minutos, en los que aportó 4 puntos (1 de 2 en tiros de campo y 2 de 2 en tiros libres) y 3 rebotes. Buenos números para una prometedora internacional en categorías de formación que da el salto a la élite, ayudando al noveno triunfo del Valencia (67-57) frente a las gallegas, que deja al equipo de Rubén Burgos segundo en la tabla, con un balance de 9 victorias y 2 derrotas. Sin duda, el mejor regalo de cumpleaños para Noa.

PALMA - CELEBRACION DEL DIA DE LA MADRE.
Sara Morro y Noa Djiu Morro, madre e hija con la camiseta del Andratx de Liga Femenina 2. Foto: Julián Aguirre

Da la casualidad de Noa Djiou Morro es hija de otra jugadora isleña que militó en la Liga Femenina. Su madre, Sara Morro, con la que compartió vestuario en el Andratx en Liga Femenina 2 la pasada campaña, militó en el Puig d'en Valls ibicenco entre 2002 y 2004, compitiendo también en la principal categoría del deporte de la canasta femenino español. Una trayectoria que, años después, ha seguido Noa, que comparte con su progenitora su pasión por el baloncesto, que ha unido sus carreras deportivas tiempo después.

El de Sara y Noa no es el primer caso de madre e hija baleares que debutan en la Liga Femenina o en su equivalente como Primera División. Años atrás, Bárbara Genovart y su hija Bárbara Matemalas firmaron un precedente que hoy sigue la joven pívot del Valencia. Genovart militó en el histórico Flavia, pionero en la máxima categoría femenina, mientras que Bárbara Matemalas debutó en la temporada 2004/05 en la competición de referencia, al igual que Sara Morro, con el Puig d'en Valls ibicenco. Tres lustros después, la historia se repite.