El base del Palmer Palma Joan Feliu, este domingo. | Laura Becerra

2

Una canasta de Amadi Ikpeze prácticamente sobre la bocina permitió ayer al Palmer Alma Mediterránea Palma adjudicarse el Trofeu Ciutat de Palma (88 – 87) en una vibrante final ante el BC CSUSibiu de Rumanía en el Palau d’Esports de SonMoix, que contó con la presencia de un millar de espectadores. Los 33 puntos de Máximo Fjellerup fueron la mejor tarjeta de presentación del argentino, que lideró el ataque de la escuadra dirigida por Pau Tomàs y Álex Pérez y se alzó con el premio al mejor jugador del choque.

Los de Ciutat ofrecieron una notable mejoría respecto a su encuentro frente al Fraport Skyliners y, pese a las múltiples bajas que sufre en su plantilla, derrochó ganas de agradar a su fiel parroquia, que celebró la igualdad que impregnó los 40 minutos de juego y vibró con un epílogo espectacular que dejó el trofeo en casa.

Palmer Palma 88 – 87 BC CSU Sibiu

Palmer Palma (26+24+19+19) Pol Figueras (13), Máximo Fjellerup (33), Fausto Ruesga (8), Marc Peñarroya (5). Amadi Ikpeze (19) -cinco inicial-, Joan Feliu (8), Joel Kanyinda (2), Jules Ndoye (0).

BC CSU Sibiu (23+24+24+16) Lucas Tohatan (9), Justas Tamulis (24), Tanner McGrew (22), Monyea Pratt (8), Mirel Dragoste (12) -cinco inicial- Luca Nästrut (3), Rares Uta (6), Evan Fitzner (3).