Alegría tras la victoria. | Emilio Queirolo

1

El Palmer Alma Mediterránea Palma se ha ganado total licencia para soñar. Los de Pau Tomàs y Álex Pérez jugarán el playoff de ascenso a la Liga ACB tras superar en otro agónico duelo al Destino Palencia (69-67), lo que unido a la victoria de Granada sobre el Valladolid (90-85), permite a los mallorquines amarrar una plaza para las eliminatorias a falta de una jornada. Superado el objetivo de la permanencia, el equipo balear estará entre los ocho elegidos tras protagonizar otro cuarto final para recordar en un Son Moix que vibró con un equipo que sigue creciendo y haciendo historia.

El duelo empezó con un Palmer activado, metido en el partido e intenso atrás, dejando sin capacidad de anotación a un rival que no le perdía la cara al partido. La velocidad de Pol Figueras y Kullamae, junto al empuje de Jawara bajo el aro, permitía llevar la iniciativa en el electrónico, pero no despegarse demasiado (7-4).

Narcis dio otro aire a un Palencia que aprovechó el espesor local para revertir la dinámica con un parcial de 0-5 que les dio la primera ventaja en todo el partido (9-12, m. 7). Reaccionó de inmediato el Palmer, y en dos acciones consecutivas, Jacobo Díaz y McDonnell volvieron a situar por delante a los isleños (13-12). Con Narcis de nuevo al mando, golpeó otra vez (13-17). Pero McDonnell estaba de nuevo ahí para tapar la vía con un triple necesario (16-17).

Pero Narcis andaba caliente. Mandaba en la pintura, anotaba triples decisivos y estaba imparable, encadenando cinco nuevos puntos que elevaron la máxima a favor del Palencia (16-22, m. 9). Puso una marcha más en el minuto final el Palma para cerrar el primer cuarto aferrado a su rival, merced a dos acciones de Raffington y Kullamae que cerraron el parcial inicial (20-22).

A Narcis le tomó el testigo Borovnjak para mantener dentro del partido al Palencia. Poco a poco parecía entonarse un Palmer, pero no lo ponía fácil el equipo de Arturo Álvarez, que mantenía el control en el marcador (28-32). Kullamae presionaba con un triple liberado, pero Dani Rodríguez devolvía el golpe (31-35).

Los dos minutos finales permitieron el despegue del Palmer Palma. Suskavcevic le dio aire fresco, rebotes y puntos al equipo, que recuperó la iniciativa (37-35), aunque le duró unos segundos la alegría, pues Borovnjak conectaba otro triple y Dani Rodríguez daba forma a un 2+1 que volvía a complicar las cosas (37-41).

Harrell daba una dosis de calma en los segundos finales con una acción de 'palomero' (39-41), pero el físico de Borovnjak permitía alcanzar el ecuador del duelo con un ligero margen a los palentinos (39-43), aunque al Palmer le quedaba tiempo para alterar el ritmo y el guión de un partido decisivo.

Con veinte minutos por delante, tocaba levantarse. La tercera falta de Narcis sacudió al Palencia de inicio, pero ahí estaban Borovnjak y Dani Rodríguez para sostener a los suyos en el arranque (40-49) con un 0-6 que activaba todas las alarmas camino del ecuador del tercer cuarto.

Dos tiros libres de Purifoy rompían por primera vez la barrera de los diez puntos (40-51) y elevaban las dudas y la incertidumbre, más cuando las noticias que llegaban desde Granada no eran buenas. Colapsaba un Palmer Palma errático, desconocido y muy lejos de su mejor versión en el momento menos adecuado.

Vislumbraba un foco de esperanza recordando anteriores gestas el Palmer, más tras encestar uno de sus triples Kullamae (47-56). McDonnell, quién sino, elevó la moral de la tropa cerrando el tercer cuarto con otra acción sobre la bocina (51-57). Llegaba la hora de la verdad y había margen, pero mucho tendrían que cambiar la imagen y los porcentajes de un Palma que quería hacer soñar a sus incondicionales en el regreso de medio millar de ellos a Son Moix.

Se activaba la 'operación remontada' en el Palau (53-57) y Palencia lo palpaba. Desde Granada llegaban ecos de la derrota provisional del Valladolid y el Palmer Palma volvía a creer en la gesta. Raffington recortaba terreno (57-59) y una canasta imposible de McDonnell devolvía el equilibrio muchos minutos después (59-59 a 7:01).

McDonnell culminó la remontada (61-59) y el Palma limitaba sus recursos en la pintura, con Jawara y Raffington mostrando cuatro faltas en su casillero. Tocaba sufrir, pero con un escenario de partido radicalmente opuesto.

Kullamae provocaba el delirio con un 2+1 que lanzaba al Palmer (64-61) a poco más de tres minutos para un final que prometía. Y de nuevo el estonio la lió con un triple de bandera, el que parecía sepultar al Palencia y mostrar el camino del playoff a un Palmer Palma que lograba su máxima renta a 2:53 del final (67-61).

Defendió como nunca el equipo de Tomàs y Pérez y Jawara vio pista libre para cerrar el partido (69-61) con dos minutos por delante todavía. Un mundo...

Más cuando el Palencia demarró (69-65). Pol Figueras y Kullamae tuvieron dos tiros para sentenciar, pero el que bno falló fue Borovnjak, que dio más incertidumbre (69-67) en una posesión final en la que Palencia pudo llevarse el triunfo, pero la defensa del Palma les dejó sin opción para cerrar una remontada y una victoria que, tras la derrota del Valladolid en Granada, vale un playoff y soñar con la ACB.

69 Palmer Alma Mediterránea Palma (20+19+12+18): Ronnie Harrell (6), Jacobo Díaz (6), Kristian Kullamae (21), Karamo Jawara (8), Pol Figueras (5), -cinco inicial- Justin Raffington (6), Milan Suskavcevic (4), McDonnell (13), Alejandro Rivas (0) y Sergi Huguet (0).

67 Destino Palencia (22+21+14+10): Zubizarreta (0), Douvier (4), Cugini (0), Borovnjak (17), Smith (4), -cinco inicial- Purifoy (2), Massarelli (4), Narcis (18), Rodríguez (14), Xavi Rey (4).

Árbitros: García León, Langa de Martín y González Morán. Castigaron con técnica a Dani Rodríguez.

Incidencias: Palau d'Esports de Son Moix. Unos 500 espectadores. Aforo restringido a 962 espectadores como máximo por limitaciones sanitarias.