El técnico del B the travel brand Mallorca Palma da instrucciones a sus jugadores en un entrenamiento en Son Moix. | Jaume Morey

0

Aprovechar la inercia generada por el triunfo en Alicante y estrenar su casillero de victorias en Son Moix es el reto que se plantea un B the travel brand Mallorca Palma que regresa a su centro de operaciones. Y lo hace para recibir a uno de los equipos en mejor forma del arranque en la LEB Oro. Pasa por el Palau d’Esports (18 horas) un Carramimbre Valladolid que cuenta por victorias sus apariciones en pista (3-0) y apela al colectivo para erigirse en una de las sensaciones del tramo inicial de la campaña regular.

Con la lección bien aprendida tras el revés frente al Palencia, los de Félix Alonso no pueden permitirse muchas más licencias como anfitriones. Dejar atrás la irregularidad que vuelve a definir a los isleños y encontrar la buena línea que les llevó a rozar el ascenso el pasado ejercicio pasa por partidos como el de esta tarde, una cita para tomar impulso en la clasificación e igualar su balance en la tabla antes de encarar una semana cargada de partidos, con tres duelos en nueve días (Cáceres, Granada y Gipuzkoa).

Los triunfos ante Marín, Canoe y Melilla han reforzado la moral del Valladolid, que a las órdenes de Hugo López ha abierto de la mejor manera una nueva etapa en la que la experiencia de Sergio de la Fuente o Seydou Aboubacar son dos de sus principales argumentos en una puesta de largo que ha alterado el discurso del cuadro pucelano.

Con las bajas seguras y de larga duración de Matt Stainbrook (intervenido el pasado lunes) y un Joan Tomàs cuya ausencia tildó de «indefinida» por sus problemas en la rodilla Félix Alonso, a la espera de nuevas pruebas que puedan determinar si debe pasar por el quirófano, el B the travel brand Mallorca Palma exprime su rotación de diez efectivos y tira de su calidad y experiencia para intentar superar este obstáculo.

La agónica victoria ante el Alicante permitió romper un pésimo arranque, en el que se dejaron escapar ocasiones como el partido ante el Palencia, en el que Álex Hernández tuvo la posesión ganadora, pero no se pudo aprovechar.
Alonso tiene claro que el vestuario no debe perder la perspectiva de la dureza y la longitud de la competición y centra sus miras en evitar que la tensión y el nerviosismo no se apoderen del grupo en función de los resultados.

Por ello, ganar al Carramimbre Valladolid resulta estratégicamente vital para obtener una buena dosis de tranquilidad. Y para multiplicar la autoestima de un B the travel brand Mallorca Palma que quiere escalar posiciones y empezar a posicionarse en la tabla de la LEB Oro.

Pero si el Palencia no era un rival asequible, como ninguno lo es en esta categoría, el Valladolid llega dispuesto a defender su imbatibilidad en un Son Moix clave para las expectativas del proyecto de Ciutat, que busca hoy dar un paso al frente y presentar sus credenciales.