Los veteranos del Atlético Baleares volvieron a vestirse de corto tras el parón motivado por la pandemia de coronavirus. Los exjugadores del conjunto blanquiazul jugaron un partido en Son Malferit a modo de pequeño homenaje contra el equipo de médicos del IB-Salut.

1

El Atlético Baleares puede presumir de formar parte del póquer de equipos invictos entre las tres primeras categorías del fútbol español, pero sus cuatro empates en los últimos cinco partidos ha ralentizado su crecimiento al mismo tiempo que la velocidad de crucero del Villarreal B le ha alejado de la primera posición.

El primer equipo como el filial del submarino amarillo, Unionistas de Salamanca y el ATB son los cuatro equipos que aún no conocen la derrota en lo que va de temporada, pero el gran arranque de los blanquiazules se ha ralentizado en el tramo más reciente de la competición. Sus tablas ante el Linares en el Estadi Balear dejaron un poso agridulce, ya que el propio vestuario blanquiazul daba por bueno el punto teniendo en cuenta las circunstancias del duelo y las ocasiones de las que disfrutó el conjunto jienense.

«Visto después el punto es positivo», reconocía Xavi Calm tras el encuentro y en la misma línea se pronunciaba Ignasi Vilarrasa. «Aunque siempre queremos ganar no es malo puntuar en esta categoría», apuntaba el lateral.

La primera oportunidad para regresar a la senda de la victoria y elevar el valor de los últimos empates llega este domingo ante el Costa Brava, la denominación que desde esta temporada recibe el antiguo Llagostera. Sus visitas al equipo catalán no han sido precisamente propicia para los intereses del Atlètic Baleares, que logró su última victoria ante los gironins en la temporada 2011-12. Desde entonces los balearicos han sufrido cuatro derrotas en sus cuatro visitas a un Costa Brava que enlaza tres derrotas consecutivas.   

«Somos el ATB, un gran equipo y saldremos cada partido a por los tres puntos», remarcaba ayer Álex Robles en unas declaraciones facilitadas por el club blanquiazul en las que reflejaba las ganas de la plantilla de dar un golpe en la mesa en su visita a Palamós para seguir encaramado a las posiciones de privilegio del grupo 2 de la Primera División RFEF. «Siempre queremos ganar , pero esto es largo, la liga está igualada, hay buenos equipos y hay que tener calma» añadió.

El lateral jugó sus primeros minutos el pasado domingo -Xavi Ginard y Josep Jaume son los únicos jugadores que no se han estrenado- y valoró la «gran acogida» que tuvo precisamente por parte de Luca Ferrone, que está siendo el titular en el lateral derecho en el arranque del curso.