Imagen de Ortiz durante el partido de pretemporada que enfrentó al ATB y al Cartagena. | Atlético Baleares

10

El estreno del curso 2019-20 llega en una semana compleja para el Atlético Baleares, que encara el debut con bajas sensibles y la necesidad de Manix Mandiola de recurrir al filial para completar su primera convocatoria. Mientras el cuerpo técnico y la plantilla digieren el varapalo que ha supuesto la lesión de rodilla de Alberto Castaño ‘Canario’, en la enfermería blanquiazul permanecen Luca Ferrone y Borja San Emeterio, que se perderán con total seguridad el partido de este domingo (12:00) ante el Langreo.

A la espera de completar la plantilla con refuerzos antes de que el mercado baje la persiana, las lesiones se han convertido en el peor colofón de una pretemporada en la que ni los resultados ni el juego han conseguido equipararse con la ilusión que ha generado entre la afición el regreso al Estadi Balear. Las dudas tras las primeras escaramuzas con balas de fogueo y las bajas provocan que se alarguen con el fuego real que se avecina en el Nuevo Ganzabal.

Recursos

Si el pasado ejercicio Kike López cambió de posición para paliar las dificultades de Carlos Expósito y la ausencia de otro lateral derecho natural en la plantilla, la presente campaña arrancará con los dos zagueros diestros lesionados. Dos de los nuevos fichajes como Luca Ferrone y Borja San Emeterio no podrán jugar ante el Langreo, pero en esta ocasión sus ausencias podrán ser paliadas por Pedro Orfila, que puede ocupar cualquier demarcación en la línea de retaguardia y ha desarrollado el grueso de su carrera como lateral derecho.

Jorge Ortiz, David Haro y José García pelearán por asumir las dos posiciones de ataque en las bandas tras el duro revés que ha supuesto la baja de larga duración de Canario, que estará entre seis y ocho meses alejado de los terrenos juego al tener que pasar por el quirófano. En los despachos el ATB tendrá que alterar su hoja de ruta en el capítulo de incorporaciones y en el campo Mandiola deberá recurrir a los jugadores del filial David Oncala y Sergi Vecina junto al juvenil Víctor para completar la expedición de 18 futbolistas para enfrentarse al Langreo.

Xavi Ginard

La baja de Canario ha supuesto un golpe en lo deportivo y también en lo anímico al tratarse de un jugador muy querido por la afición y con un notable peso específico en el vestuario. «Hace poco que lo conozco pero es lo peor que puede pasar en el mundo del fútbol. Es duro para él y para el vestuario, pero estamos a su lado», admitió ayer Xavi Ginard. «Es un jugador clave porque fue titular toda la temporada y por todo lo que da dentro y fuera, es un apena no tenerlo», añadió.

En cualquier caso, el meta de Artà confesó que el equipo está «motivado» y «con más ganas que nunca» de cara al estreno liguero después de una pretemporada en la que admitió «no haber sacado los resultados que todos querríamos». «Ahora viene lo bueno», advirtió el portero mallorquín, que aseguró que no buscarán «excusas» en estar formando un equipo prácticamente nuevo. «Estaremos preparados para competir», concluyó Ginard.