Presentación del Atlético Baleares, que este sábado disputó el Trofeu Nicolás Brondo. | Pilar Pellicer

17

El Atlético Baleares necesitó una tanda de penaltis (6-5) para adjudicarse el Nicolás Brondo. El cuadro blanquiazul, que volvió a medirse al Poblense, continúa sin lograr buenos resultados en pretemporada y la puesta de largo ante su hinchada resultó discreta.
Manix Mandiola apostó por un 11 muy similar al del partido de hace tres días. La primera parte fue espesa. El cuadro blanquiazul llevó el peso del partido, pero sin profundizar en exceso. Jorge Ortiz, David Haro y Gabarre lo intentaron, pero sin excesiva fortuna.

Iturraspe protagonizó una espectacular acción en el minuto 25. Superó a tres rivales con un eslalon superando rivales, aunque finalmene Kevin evitó el gol. Poco después un cabezazo de Pedro Orfila también obligó la intervención del portero del Poblense. En la última jugada de la primera parte Villapalos pudo marcar tras una buena dejada de cabeza de Vallori.

En la segunda parte Mandiola introdujo varios cambios. Dio descanso a Vallori e hizo entrar a Luca Ferrone en el lateral, desplazando a Pedro Orfila al puesto de central. Arturo entró también por Gabarre, mientras que Xavi Ginard dió descanso a Manu Herrera.

La mala noticia del partido saltó el 65’, cuando Luca Ferrone recayó de sus molestias que le habían impedido disputar los últimos amistosos y tuvo que retirarse del campo. Su lugar lo ocupó el joven Sergi Vecina.

El Atlètic siguió ejerciendo cierto dominio de la situación, aunque no anduvo fino en los últimos metros y el 0-0 resultó inamovible. En los penaltis, el anfitrión se mostró más acertado y el Brondo se quedó en casa.

Atlético Baleares. Manu Herrera, Peris, Vallori, Villapalos, David Haro, Rovirola, Gabarre, Iturraspe, Orfila Aurtenetxe y Ortiz.

También jugaron: Luca Ferrone, Arturo, Xavi Ginard, Sergi Vecina, Víctor, Checa, José García, Oncala y Borja San Emeterio.

UD Poblense. Kevin, Mateu, Damià, Calonge, Víctor, Lucas, Mateu Ferrer, Dani Benítez, Tià Sastre, Álvaro y Cifre.

También jugaron: Aitor Pons, Pau, Cendrós, Vidal, Oller, Cape y Jandro.

Incidencias: Son Malferit. Medio millar de espectadores para presenciar la 51 edicidión del

Trofeo Nicolás Brondo. En los prolegómenos del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Guillem Horrach.