14

El Atlético Baleares ha sumado un punto que puede servir de muy poco en su visita a Peralada, en un encuentro en el que los mallorquines han gozado de las mejores ocasiones para llevarse un mejor botín de tierras catalanas.

Manix Mandiola ha sorprendido con su once, ya que ha dejado en el banco a Hugo Díaz y ha optado por jugar con tres centrales. Lejos de lo esperado, el ATB ha salido desde el pitido inicial a por el partido. En el 13 llegó una gran ocasión en botas de Kike López, pero el portero local desbarató una ocasión que apuntaba a gol. En los primeros instantes del encuentro solo había un equipo sobre el césped y ese vestía de negro hoy y venía de Mallorca.

El Peralada despertó pasada la media hora a través de Paik, el coreano criado en la cantera del Barcelona, se erigía en el faro de los de Girona y de sus botas salieron las ocasiones más claras para los locales.

La segunda mitad arrancó con un juego muy trabado, sin que ninguno de los dos equipos se pudiera imponer sobre el césped. Eso obligó al ATB a optar por un juego directo, pero sin la presencia de centímetros arriba se hacía muy complicado crear peligro así.

En ese escenario Fullana lo intentó de lejos en el 61 pero su disparó se marchó alto y poco después Hugo Díaz, que había entrado de refresco, imitó al capitán y desperdició una buena ocasión.

Mandiola movió el banquillo dando entrada a Canario y desde ese momento todo cambió. El de Palencia, que vivía su segundo partido como suplente, revolucionó el choque y de sus botas estuvo a punto de desequilibrarse la balanza. Tuvo dos ocasiones, una en el 83 y otra en el 87, pero sin fortuna. El partido estaba predestinado al cero a cero y así acabó.

La semana que viene, el sábado, el ATB se juega buena parte de sus opciones ante la Peña Deportiva en Son Malferit.