Palma de Mallorca tiene uno de los más importantes patrimonios históricos de España. | Pilar Pellicer

1

Puede que estas vacaciones no cuentes con un gran presupuesto o que tu verano consista en trabajar en la isla. Sin embargo, eso no tiene por qué ser un impedimento para aprovechar los días libres en la ciudad. Palma de Mallorca tienen gran variedad de planes que si bien vas solo o acompañado puedes disfrutar. Playas, puertos, mercados, faros, miradores, montañas, pueblos... El límite está cerca del cielo. Para encontrar la idea que más te guste, te sugerimos algunas alternativas low-cost.

Ruta medieval

Noticias relacionadas

Palma fue una importante ciudad medieval, aprovecha el patrimonio histórico con esta guía. Empezaremos por la mundialmente conocida Catedral de Palma, también llamada La Seu. Se trata de un edificio gótico levantino construido en el siglo XIII. La mejor vista es desde el Parque del Mar justo delante de la edificación. Seguiremos con el Palacio Real de la Almudaina, situado junto a la Catedral, es uno de los edificios históricos más bonitos de la ciudad. Originalmente se instalaron los árabes y, tras la Reconquista, el antiguo alcázar almorávide fue reedificado por el rey Jaime II, convirtiéndolo en palacio cristiano de estilo gótico. Caminando a cinco minutos encontraremos los baños árabes situados en la calle Can Serra, que datan del siglo XI. Y en su corazón se encuentran sus increíbles jardines que te transportarán a otro siglo. De ahí, iremos a la Plaza de Cort para continuar nuestra ruta medieval por el barrio judío de calles estrechas fue el hogar de hasta 5.000 judíos en el siglo XIII. Un lugar perfecto para caminar en el que encontraremos monumentos como la Iglesia de Montesión o el Centre Maimó Ben Faraig. Finalmente, iremos caminando hasta el último edificio gótico de nuestra ruta: la Llotja de Palma.

Ruta museística

Si eres un apasionado del arte, Palma tiene una gran oferta de museos y galerías. Empezaremos en el antiguo Gran Hotel, un majestuoso edificio modernista, sede de CaixaForum, con una exposición permanente del pintor Anglada Camarasa y un intenso programa de actividades y exposiciones. Muy cerca, tras subir las escaleras hacia la Plaza Mayor, en la calle Sant Miquel, encontraremos el Museo de la Fundación Joan March, que cuenta con un impetuoso legado de arte español del siglo XX. En el centro histórico, está el Museu de Mallorca, cuenta con una muestra de pinturas de artistas góticos, hispanoflamencos y renacentistas mallorquines. Justo a la entrada del barrio de Santa Catalina, se alza el Museo de Es Baluard sobre la muralla renacentista de la ciudad. Lo curioso es que los viernes el visitante decide el precio de la entrada. Se trata de un museo de arte moderno y contemporáneo. Por último, en el barrio de La Bonanova se halla la Fundació Pilar i Joan Miró, con una inmensa colección del artista y su estudio de trabajo.