Playa de Cala Mitjana, en Menorca. | Ultima Hora

2

Menorca alberga en sus cerca de 200 kilómetros de costa más de un centenar de playas y calas. Hay de todos los tipos y para todos los gustos, pero su característica común es el color turquesa del agua. Lo primero que debes saber es la gran diferencia que hay entre las playas del norte y del sur de la Isla, por el tipo de arena, las rocas, la vegetación de su alrededor… y el viento. Los menorquines siempre tienen muy en cuenta el viento a la hora de escoger a qué playa ir, más que nada porque una fuerte tramontana te puede arruinar la visita a una paradisíaca cala. Así, si hace viento del norte, hay que ir al sur. Y si hace viento del sur, al norte.

Otra distinción muy importante es entre playas vírgenes y urbanas. Poco hay que explicar aquí. Las urbanas están en las zonas turísticas más concurridas, y en ellas encuentras todo tipo de servicio y comodidades. Si quieres una hamaca, disfrutar de actividades náuticas, comer o tomar algo en un chiringuito o simplemente no tener que andar, ves a una de las playas urbana que te ofrecemos en este enlace.

Si te gustan más las calas más salvajes, sin servicios, sin un hotel a primera línea que te estropee unas maravillosas vistas, ves a una playa virgen. Eso sí, debes saber que hay que andar, en algunos casos más de 30 minutos, y que cuando estés allí, salvo en contados casos, no hay ni un pequeño chiringuito para comprar agua. Estás avisado. A Menorca, de playas vírgenes, no le faltan. La lista podría pasar de la treintena, pero te destacamos las cinco que no te puedes perder y te vamos a apuntar algunos nombres más. Aquí van.

1. Macarelleta

Seguro que la has oído hablar. Es una de las playas estrellas de Menorca, aunque debes saber que es muy pequeña y que enseguida se llena. Es una playa de arena fina blanca, protagonista de muchos spots televisivos, por ser una cala de ensueño. Está situada en la zona sur, en el término municipal de Ciutadella. Para acceder a ella, primero tienes que ir a Macarella, su hermana mayor. En verano solo se puede llegar con autobús público, en bicicleta o andando, ya que el aparcamiento está cerrado, puesto que los accesos se saturaban. El autobús sale de Ciutadella y tarda una media hora en llegar al aparcamiento. De allí se tiene que andar unos 20 minutos para llegar a Macarella y 10-15 minutos más si quieres ir a Macarelleta. En este caso, Macarella, pese a ser una playa virgen, sí que dispone de un bar-restaurante. En la misma zona hay otras playas vírgenes que son un encanto, y que a muchos les gusta tanto o más que Macarella. Son Cala en Turqueta, las dos calas de Son Saura y la de Es Talaier. En este caso sí que se puede llegar tanto en autobús como en coche (pero cuidado que el parking se llena muy pronto y después se cierra el acceso), aunque también se tendrá que andar.

MENORCA - La histórica finca Alparico de Macarella pasa a manos de compradores franceses.
Cala Macarella, una de las más conocidas de Menorca.

2. La Vall

En Ciutadella, pero en la costa norte, están las playas de La Vall (o Algaiarens). Son dos calas, la de Es Tancats y la de Es Bot. La de Es Tancats es una playa, dividida en dos arenales, con más de 300 metros lineales de arena en total. Es una maravilla, e impresiona las vistas cuando se accede a ella. Es fácil de llegar, y dispone de dos amplios aparcamientos, que están a unos 15-20 minutos de Ciutadella. Del aparcamiento más cercano a la playa de Es Tancats solo hay que andar 3-4 minutos para llegar a la arena. La otra cala, la de Es Bot, está más lejos, a un kilómetro del parking, y se puede ir o por el sendero del Camí de Cavalls o por la playa de Es Tancats. La playa de Es Bot es más salvaje y es ideal por si lo que te gusta es practicar nudismo.

3. Cavalleria

Siguiendo con la costa norte, otra playa que no te puedes perder es Cavalleria, en el término municipal de Es Mercadal, en la zona centro de Menorca. Es una cala de las más preciosas de la Isla y, una de las playas vírgenes más grande de Menorca con cerca de 500 metros lineales de arena rojiza. El acceso es fácil. El aparcamiento está a 10 minutos de la playa y de Es Mercadal, el pueblo más cercano, al parking se tarda unos 20 minutos. En esta zona hay otras playas vírgenes a destacar, como Binimel·là y sus pequeñas calitas, y la encantadora Pregonda, de la que se accede andando unos 30 minutos desde Binimel·là.

4. Cala Mitjana

Otra playa de renombre es Cala Mitjana, situada en la costa sur, en el término de Ferreries, también en el centro de la Isla. Una cala de arena fina blanca, que igual que Macarella tiene a su hermana pequeña a pocos minutos, Cala Mitjaneta. Se puede acceder por dos sitios. O desde el aparcamiento situado en la entrada de la urbanización de Cala Galdana (que pese a ser muy grande a veces se acaba llenando), y que caminando unos 15 minutos lleva directamente a Cala Mitjana. O desde el Camí de Cavalls, desde dentro de la urbanización, un sendero mucho más agradable, pero también más largo (unos 25 minutos) y que llega primero a Cala Mitjaneta.

MENORCA. PLAYAS - Playa de Binigaus
Playa de Binigaus.

5. Binigaus

Acabamos la lista con la playa de Binigaus, también en el centro de la costa sur y en este caso en el término de Es Migjorn Gran. Se accede desde la urbanización de Sant Tomàs, donde hay dos aparcamientos que normalmente hay sitio para aparcar, pero en las horas puntas y en pleno verano puedes tener problemas para encontrar un estacionamiento. Es la playa virgen más extensa de Menorca, con cerca de un kilómetro lineal de arena blanca fina. Está a pocos minutos del aparcamiento, a no ser que quieras andar un poco más y llegar hasta el final de la playa, donde el nudismo es una práctica habitual. Y si eres aventurero y quieras caminar unos kilómetros más, encontrarás otras dos playas idílicas y poco masificadas, como Cala en Fustam y Cala Escorxada.