Batalla del Firó en Sóller. | Pere Bota

Las fiestas tradicionales de un pueblo forman parte de su patrimonio cultural más antiguo. Son los valores con los cuales se identifican sus habitantes y los que les diferencian y hacen únicos entre otras culturas. Si quiere conocer las raíces de las Islas sumérjase en su cara más festiva, en sus ferias podrá descubrir nuestra tierra y sus gentes de una manera mágica y diferente. Tradiciones arraigadas y coloridas. ¿A Qué espera para unirse a la fiesta?

Mercat medieval de Capdepera

El tercer fin de semana de mayo, Capdepera se catapulta en el tiempo para adentrarse en la época medieval. Con motivo de la conmemoración de la fundación de la villa en el año 1300, Capdepera ofrece a todos sus visitantes la posibilidad de pasear por una feria que recrea la vida y los principales oficios de sus gentes en la Edad Media entorno al Castillo y sus callejuelas.

CAPDEPERA - CELEBRACION DEL MERCAT MEDIEVAL DE CAPDEPERA.
Capdepera.

Fiel a su cita, cada tercer fin de semana de mayo se celebra en el Castell de Capdepera el Mercat Medieval, un popular acontecimiento que aprovecha el buen estado de conservación del castillo para convertir el municipio en una auténtica fortaleza medieval. El pueblo se viste de época y se llena de colores, sonidos y olores capaces de transportarnos a la Edad Media. Esta feria medieval se comenzó a celebrar el año 2000 con motivo de la conmemoración del 700 aniversario de la villa de Capdepera, fundada por el rey Jaime II en el año 1300.

CAPDEPERA - MERCADOS - MERCAT MEDIEVAL DE CAPDEPERA.
Mercado Medieval en Capdepera.

Son muchas las actividades de las que podrá disfrutar en el municipio con motivo del Mercat Medieval. Los habitantes, por ejemplo, pintan escudos de madera de acuerdo con la representación heráldica de sus apellidos y los cuelgan en las ventanas y los balcones de las casas. Los niños, por su parte, son los encargados de decorar con estandartes elaborados por ellos mismos las calles por las que discurre el mercado. Unas calles engalanadas con multitud de cintas de colores.

Durante los días en los que transcurre el mercado, los artesanos muestran sus oficios a los visitantes, que encontrarán estantes repletos de productos típicos alimentarios, artesanales, textiles, musicales y lúdicos fabricados in situ por forjadores, herreros, herboristas, plateros, copistas, carpinteros, malabaristas, zapateros, magos, bordadores, escultores, queseros y ceramistas, entre otros muchos. Asimismo, en el Mercat Medieval también es posible asistir a conciertos, obras teatrales y conferencias, y visitar exposiciones de armas medievales. Además, los espectáculos circenses, de humor y fuego que cuentan con la presencia de bufones y gigantes, hacen las delicias de todos los vecinos y visitantes

Moros y cristianos. Es Firó de Sóller revive la batalla más popular de moros y cristianos de Mallorca

A las tres de la tarde el repique de campanas alerta a la ciudad de Sóller, se divisan naves enemigas en el horizonte. Es el lunes posterior al segundo domingo de mayo y empieza Es Firó, la fiesta que rememora la valiente resistencia de los sollerics frente al ataque de piratas sarracenos en 1561.

firo soller moros i cristianos
Firo Sóller, moros y cristianos.

Los payeses, ataviados con su tradicional vestimenta, se reúnen en la Plaça dels Estiradors, en el centro de Sóller, para ir a la batalla. Es entonces, cuando el Capitán Angelats se encomienda a la Mare de Déu de la Victòria y anima a los payeses y payesas de Sóller al grito de ‘A la lluita sollerics!’.

Puede tomar el tranvía hasta el puerto para trasladarse al escenario de la primera batalla, la Playa de Can Generós, donde las tropas sarracenas con sus caras pintadas de negro y espada en mano tratan de desembarcar. Los payeses sollerics armados con escopetas retienen el primer ataque en una intensa batalla seguida muy de cerca por curiosos que observan asombrados el fervor de los participantes. El segundo ataque tiene lugar en la Playa d’en Repic, siempre bajo la atenta mirada de los espectadores que, al son de la música que encontrará en todas las calles y plazas, animan a su bando favorito. Los sarracenos comandados por el Rey moro consiguen ganar terreno, se dirigen al pueblo de Sóller por el mítico Pont d’en Barona mientras los saqueos se producen a lo largo del camino. En ese momento es donde aparecen las llamadas Valentes Dones, dos hermanas representadas por las jóvenes sollericas que consiguieron defender su casa matando al pirata enemigo.

BOTA FIRO SOLLER moros i cristianos
Batalla de Moros y Cristianos en Sóller.

El saqueo se convierte en una durísima batalla final escenificada en la plaza principal de Sóller, donde los sollerics salen vencedores entre el sonido de los disparos de los trabucos y el olor a pólvora. Terminada la batalla, moros y cristianos entonan juntos La Balanguera, hoy convertida en himno de Mallorca; un momento único y emotivo que se prolonga con una gran fiesta a lo largo de toda la noche.

Fiestas Flower Power de Formentera, regreso a los años 60

Las famosas fiestas Flower Power son un verdadero homenaje al pasado hippie de la isla. Las plazas de La Mola y Sant Francesc y la playa de Es Pujols se convierten en una pista de baile al aire libre con música de los 60, 70 y 80 y coloridas vestimentas para regalar al visitante su noche más divertida.

Regreso a los 60 con la Flower Power de Formentera.

Ibiza y Formentera fueron en la década de los 60 el hogar de muchas comunidades de hippies que encontraron en la belleza del entorno, su tranquilidad y su luz especial el lugar perfecto para dar rienda suelta a sus ideales. Uno de sus lemas era la expresión Flower Power, como bandera de un estilo de vida libre y alejado de convenciones y prejuicios. Este término ha seguido vivo durante décadas en forma de animadas y coloridas fiestas que rememoran ese momento tan explosivo y liberal que se vivió en los 60 en todo el mundo recreado en sus canciones por muchos como Bob Dylan o Pink Floyd. Formentera revive cada verano este momento con sus Fiestas Flower Power, con luces de colores, vestidos vistosos, dj’s y la mejor música de la época.

La primera fiesta del verano tiene lugar a finales de junio, en la plaza de La Mola. Las otras dos llegan en el mes de julio una en la plaza de Sant Francesc y otra en la playa de Es Pujols, la más diferente al llevarse a cabo en la playa, con los pies descalzos sobre la arena y el reflejo de la luna sobre el mar.

Fiestas de Sant Sebastià, música y actividades para todos en Palma

La noche del 19 al 20 de enero, las calles de Palma se llenan de gente para celebrar las fiestas de su patrón, cuyo origen se remonta al siglo XVII. Enero es el mes en el que Palma se viste de gala y celebra las fiestas patronales dedicadas a San Sebastián. El programa es muy completo, destacando las actividades culturales y deportivas, que llenan las plazas y calles de la capital.

PALMA. FIESTAS POPULARES. La Revetla de Sant Antoni de Son Dameto cumple 25 años.
La Revetla de Sant Antoni de Son Dameto, Palma.

El plato fuerte de las fiestas tiene lugar el día 19, cuando los ciudadanos y visitantes de salen a las calles a torrar en las hogueras carnes y embutidos. Todo amenizado por los diferentes conciertos que tienen lugar en los principales barrios de la ciudad. Los gigantes, cabezudos y el Drac de Na Coca salen de la plaza de Cort acompañados de la música de los Xeremiers (músicos con instrumentos tradicionales de la isla), desfilando hasta la Plaza Mayor donde hay una actuación de los Castellers de Palma, grupos que construyen torres humanas de varios pisos de altura.

El 21 de enero es el turno de los correfocs, el espectáculo más esperado, que cuenta con la participación de grupos de diablos y la presencia de dos bestias de fuego.

Tradición, espectáculo y diversión se citan en la emblemática fiesta de Sant Joan de Ciutadella

Coincidiendo con el solsticio de verano, Ciutadella celebra las fiestas de Sant Joan. Es entonces cuando la señorial ciudad de los palacios se transforma: diestros jinetes y hermosos caballos engalanados para la ocasión toman las calles y se convierten en los verdaderos protagonistas de una fiesta a la que, por lo menos, hay que asistir una vez en la vida.

CIUTADELLA. FIESTAS PUEBLOS. SANT JOAN. ciutadella sant joan Jocs des Pla -
Sant Joan, Ciutadela.

El epicentro de las fiestas tiene lugar los día 23 y 24 de junio, aunque es desde el domingo anterior a esta fecha, Dia des Be, cuando comienzan las celebraciones. La imagen más esperada de las fiestas patronales de Ciutadella es el Caragol del Born, cuando los más de un centenar de jinetes engalanados hacen la entrada en la regia Plaça des Born pasando entre una expectante multitud. Los caballos se alzan sobre sus patas traseras como símbolo de poderío y nobleza. Otro de los platos fuertes de las fiestas son los Jocs des Pla, juegos medievales ecuestres que tienen lugar al atardecer, con la exhibición de los jinetes realizando ejercicios de habilidad desde sus monturas, como ensartar anillas con una lanza o galopar en paralelo intentando destrozar un escudo pintado con una máscara (ses carotes). Cuando esto se consigue, la multitud se abalanza a recuperar los trozos del trofeo, así que debes estar preparado si quieres participar. El 24 de junio se cierran las fiestas con un castillo de fuegos artificiales.

Festes Mare de Déu del Carme en Eivissa, una cita para los amantes del mar

El 16 de julio en los municipios costeros de Ibiza se celebran las pintorescas procesiones marineras, en las que todo el que posee un barco o llaüt se hace a la mar para hacer una ofrenda a la Virgen del Carmen, la patrona de los marineros para que les asegure un año de buena pesca. Si pasea por los puertos podrás verles engalanar sus barcos para celebrar el gran día.

Festes del Carme Eivissa
Festes del Carme Eivissa.

En la ciudad de Eivissa, la fiesta comienza después de la misa que oficia el obispo en la parroquia del Salvador, en la Marina, donde los marineros llevan a la patrona por las calles de la Marina hasta depositar la imagen en uno de los barcos. La comitiva de embarcaciones zarpa después desde uno de los muelles del puerto de Vila y, una vez pasado Es Botafoc, tiene lugar la ofrenda floral por los fallecidos en el mar.