De Esporles al Port des Canonge. | Tomàs Vibot

0

La propuesta de hoy resulta ideal para estos primeros días de primavera, cuando el sol no aprieta y el paisaje se muestra con todo su esplendor. Conectaremos Esporles con el Port des Canonge por la ruta que realizaban los pescadores de esta villa.

Duración: 2’15 h (ida).
Dificultad: Baja.
Equipo: Media montaña.
Agua: En los núcleos urbanos.
Ayuda: Mapa Tramuntana Sur (editorial Alpina).

➡ Inicio

La excursión comienza frente a la iglesia parroquial de Esporles, por el Carrer Nou de Sant Pere. Pasado el torrente, viramos a la izquierda por el de S’Avenc hasta salir del núcleo urbano.

➡ Barranc de Son Dameto

El camino, ya sin asfalto, vira a la izquierda y entra en el Barranc de Son Dameto, donde hallamos un interesante puente. Lo atravesamos y pasamos junto a un mirador natural. Más arriba, encontramos un importante cruce de caminos: nosotros seguimos hacia la izquierda dejando de lado el barranco de Son Dameto.

➡ Carretera Ma-10

Avanzamos hacia poniente. Desde aquí las vistas de Sa Fita del Ramy de la Mola de Planícia son magníficas. Después de un tramo yermo, dejamos de lado fincas como Son Panxada o Can Romero. A partir de ésta última, el paisaje se vuelve boscoso y el camino más pedregoso. Al poco llegaremos a un cruce de caminos, donde seguimos enfrente hasta salir a la carretera de Valldemossa (Ma-10) –podemos acortar por un breve tramo a la izquierda–.

Merecido descanso junto a la cala del Port des Canonge, característica por sus varaderos tradicionales.

➡ Mirant de Mar

Bajamos hacia la izquierda por la carretera y, a un centenar de metros, en el kilómetro 79, nos desviamos a la derecha. Se trata de un nuevo tramo de carro, sin asfaltar, que flanquea pequeñas propiedades. El camino muere en una explanada con un mirador, muy deteriorado.

➡ Son Coll

A la izquierda del mirador (poniente), aparece un sendero señalizado con hitos de piedra. Atravesamos una pared de mampostería y, sin perder el trazado, descendemos por un encinar joven. Metros más abajo, salimos a la carretera del Port des Canonge, donde giramos a la derecha. Después de pasar dos curvas, nuevamente a la izquierda, encontramos un camino señalizado con una estaca, por donde seguimos.

El descenso es rápido, a través de un espeso bosque. Más abajo, avanza paralelo a un torrente y desemboca en una pista forestal. Prácticamente al otro lado, junto a un puente, el camino sigue, ahora con anchura de carro. Más abajo acaba en una pista más moderna, junto a la possessió de Son Coll, que nos queda a la izquierda.

➡ Port des Canonge

Salimos a la carretera del Port des Canonge. Una vez en la urbanización, seguimos por el vial principal, que nos dejará junto a la cala.