El método POSE permite que el paciente pueda ir perdiendo peso pero de una manera progresiva.

¿Cuántas dietas has hecho a lo largo de tu vida? Seguro que si has llegado hasta aquí es porque ya no sabrías ni por dónde comenzar a contar. Es cierto que las dietas nos pueden ayudar a equilibrar nuestros platos, mejorar la salud y a perder kilos. Pero a veces, parece que no siempre basta y por ello, llega el conocido método POSE para pacientes con un IMC superior a 30.

Si un IMC supera los 25 o llega a los 29 entonces se dice que la persona tiene sobrepeso. Pero cuando supera los 30, entonces hablamos de la obesidad. Por lo que llegados a este punto, debemos ponernos en manos expertas que nos indiquen la mejor solución para bajar de peso y no recuperarlo. Consiguiendo así mejorar también nuestra salud en general.

El número 1 de tratamientos de obesidad en España

Clínica Dorsia llega a tu vida para poder ayudarte a cambiar tus hábitos y a dejar ciertos problemas de salud de lado. ¿De qué manera lo conseguirá? Pues apostando por un tratamiento que se denomina método POSE y que te va a entusiasmar cuando sepas realmente de qué se trata. A grandes rasgos te diremos que va a reducir tu estómago en unos 45 minutos y sin necesidad de cirugía. Claro que si hablamos de un tratamiento como este, también tenemos que hacer hincapié en que conlleva más pasos como un seguimiento tanto médico como psicológico. De manera que siguiendo unas sencillas pautas, te puedas olvidar para siempre de esos kilos de más. Tal y como hemos avanzado, un tratamiento como este será perfecto para todas aquellas personas que tengan un IMC de entre 30 y 40.

Cuáles son los pasos principales del método POSE

Ahora ya sabemos de qué se trata y que se mantiene entre los primeros puestos en cuestión de tratamientos de obesidad. Pero es que tampoco debemos dejar atrás que se trata de una opción que se realiza sin cirugía sino que es a través de una endoscopia y por vía oral. Estos son los pasos que los profesionales te indicarán.

  • El chequeo médico siempre es necesario cuando apostamos por un tratamiento de este tipo o similares. Además del electrocardiograma y analíticas también se hace una valoración psicológica y un estudio hormonal.
  • Unos tres días antes de la intervención, el paciente tendrá que llevar una dieta basada en líquidos.
  • Llegado el día de la intervención, la operación se hace bajo anestesia para que el paciente esté mucho más cómodo. Se introducen los instrumentos vía endoscópica y se realizan una serie de pliegues en el estómago. Con la finalidad de frenar la sensación de hambre y también reduciendo la base del estómago.
  • Al no ser una técnica invasiva, la recuperación será mucho más rápida. Es cierto que puede variar en función de cada paciente. Pero después de un par de horas de descanso tras haberse despertado, ya se encontrará mejor que nunca.
  • En pocos días se hace un control y luego, comenzará el programa de seguimiento.

Las grandes ventajas de la reducción de estómago

Sin duda, son muchas y muy variadas pero una de las primeras que podemos mencionar es que se volverá a tener un peso dentro del rango que nuestro cuerpo necesita. Por lo que nos sentiremos mucho más ágiles, menos ahogados en cada paso que damos y más motivados. Ya que cuando nos sentimos bien por dentro, por fuera se refleja.

El ganar movilidad también es una de las metas que siempre mencionamos, porque esto nos lleva a poder hacer muchas más cosas que antes estaban limitadas. Sin olvidarnos de las dolencias que la obesidad puede generar. En ella algunas enfermedades pueden ser las protagonistas de las personas que tienen este problema, es decir, el colesterol alto, así como enfermedades cardiovasculares. De ahí que al reducir el peso, todas ellas también van a disminuir. ¡Solo por eso, la reducción de estómago bien merece la pena!

Claro que tampoco nos vamos a olvidar de que el método POSE es una técnica que no deja cicatrices, que sentirás saciedad de una manera más rápida ya que al día siguiente de la intervención ya comenzarás a bajar de peso. No tienes efecto rebote gracias a las pautas de seguimiento.

A quién va realmente dirigido el método POSE

Ya lo venimos comentando, aunque no nos importa volver a decir que este tipo de opción está dirigida a las personas que tienen problemas de obesidad. Es decir, que superan su propio peso en más de 15 kilos, llegando a los 30 en muchos casos. Por lo que su índice de masa corporal se sitúa entre el 30 y 40. Así que, el método POSE lo que va a hacer es que el paciente pueda ir perdiendo peso pero de una manera progresiva.

No solo gracias a la operación en sí, sino que también tiene una gran ayuda para poder aplicar los cambios en sus hábitos diarios. Es importante mantener una vida más equilibrada a la hora de optar por los diferentes alimentos y como no, practicar un poco de deporte. Algo que en la teoría siempre lo conocemos, pero en la práctica parece que nos cuesta más. ¿Por qué? Porque en ocasiones son hábitos que hemos ido adquiriendo a lo largo y ancho de nuestra vida, lo que hace que estén ya demasiado fijos en ella.

Programa de seguimiento en clínica Dorsia

La operación por sí sola no acapara toda la atención. Ya que la reeducación alimentaria a través del programa Minerva, que lo tienes a tu disposición en las clínicas Dorsia, es quien tiene la última palabra. Se trata de un plan de asesoramiento de tipo nutricional para que el paciente vaya cambiando sus hábitos. Todo ello completa el proceso pero al mismo tiempo también hace que el efecto rebote no llegue a su vida. Hay que aclarar que no significa pasar hambre, sino comer pero mucho mejor de lo que se venía haciendo. De ahí que haya que hacer un trabajo conjunto por parte del paciente pero también de este programa de seguimiento que siempre nos dará la mano para poder conseguir los objetivos que se han marcado.