¿Cuál es la rutina perfecta para la limpieza y el cuidado facial?

|

Valorar:
preload
Al evitar este procedimiento se pueden desencadenar graves problemas dermatológicos.

Al evitar este procedimiento se pueden desencadenar graves problemas dermatológicos.

La piel tiene un gran riesgo de padecer problemas dermatológicos si no se cuida y lava en profundidad. La limpieza de cutis es uno de los procedimientos que más se ignora por pereza cuando se maquilla, obteniendo una mala rutina de cuidados.

El maquillaje puede estar presente en el día a día siempre y cuando se elimine bien, una vez acabada la jornada. A veces, se cree que basta con un enjuagado, sin embargo, esto solo quita una mínima parte de lo que se queda en el rostro.

Por ello, aquí puedes repasar en qué fallas o qué te falta en tu rutina de limpieza facial. En primer lugar, tener las manos completamente limpias y desinfectadas es esencial puesto que va a estar en contacto directo con nuestra piel.

Para empezar, hay que diferenciar entre pieles grasas y pieles secas. Cada tipología tendrá unos productos que le funcionarán mejor: textura en gel y base de agua para pieles mixtas o grasas; textura líquida y más aceites para secas.

En primer lugar, el agua micelar es perfecta para retirar la capa superior de maquillaje en la zona de los ojos, cejas y labios. La marca Garnier tiene tres tipos diferentes: para todo tipo de pieles incluidas las sensibles, para pieles mixtas con imperfecciones o en aceite para quitar maquillaje waterproof, como pintalabios fijos.

Pasando a la parte gruesa del rostro en el que llevamos una gran cantidad de productos (como base, corrector, polvos, etc.), se tendrá que utilizar un bálsamo limpiador para eliminarla. Asimismo, podríamos utilizar aceites que destruyen a la perfección lo aplicado en la cara.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Garnier España (@garnier_es) el

El truco está en aumentar la temperatura del producto, frotándolo en nuestras manos, con el calor corporal. A continuación, masajear suavemente por todo el rostro y cuello para después aclarar con agua caliente y así abrir los poros.

El siguiente paso es el gel limpiador o gel micelar para quitar cualquier partícula que se haya quedado. Con movimientos circulares y con la ayuda de un cepillo limpiador se repasa todo el rostro. Unos de los más conocidos en este mundo son los de la marca Foreo.

Una vez acabada la doble limpieza en profundidad, se pasa al cuidado con un tónico para cerrar porros y eliminar restos. Con ello, se comprueba cómo es el resultado del anterior proceso (la prueba del algodón).

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de FOREO Spain (@foreospain) el

Seguidamente, se aplica un sérum que sea válido, de nuevo, para el tipo de piel que se tenga. Los beneficios de este artículo se verán reflejados en forma de antioxidante si tiene vitamina C (Sebo Végétal de Yves Rocher), ideal para pieles mixtas o grasas, o como una hidratación profunda si tiene componentes como ácido hialurónico (Revox) para pieles secas.

La piel de alrededor de los ojos es una de las más sensible de todo nuestro cuerpo. Con el paso de los años, la flacidez aparece con más facilidad y junto a ella, las arrugas. Así que es necesario prevenir antes que curar con un contorno de ojos para la zona inferior y sobre los párpados, sin tirones innecesarios.

Por último, la crema hidratante que (sobretodo en invierno) no puede faltar. A pesar de ya haber hidratado con el sérum, no se puede obviar este paso puesto que la piel se reseca mucho cuando se maquilla.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de RevoxB77_es (@revoxb77_es) el

Como consejos extras, beber mucha agua para hidratar el cuerpo o un bálsamo labial para contener la jugosidad y suavidad de los labios, sobretodo cuando se aplica habitualmente un pintalabios mate o de larga duración.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.