El aliño potencia el sabor de la ensalada y amalgama sus ingredientes. | Pixabay

0

Más allá de la clásica vinagreta o el típico aceite y sal, hay un mundo de diferentes aderezos para las ensaladas. Pese a que se debe consumir este tipo de plato durante todo el año, el verano es su gran momento. Para preparar una vinagreta básica, se mezclan tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra con una y media de vinagre con un poquito de sal. Pero para los que prefieren innovar y añadirle más sabor, te damos 8 recetas fáciles y saludables.

1. Vinagreta francesa. Para preparar este aliño tan versátil necesitaremos mezclar tres cucharadas de jugo de limón, una pizca de sal y otra de pimienta, un pellizco de azúcar morena y media taza de aceite de oliva virgen extra. Es necesario remover hasta que se diluyan los ingredientes. Con un sabor muy sutil, es perfecta para ensaladas de hojas verdes, va muy bien con las marineras que llevan pescado y ahumados. Gracias a sus componentes, esta vinagreta puede conservarse a temperatura ambiente o en el frigorífico hasta dos semanas.

2. Aliño de frutos rojos. Para esta receta vamos a necesitar mermelada de frutos rojos, se puede hacer casera poniendo 100 gramos de frutos rojos a calentar en una olla o en el microondas unos minutos, después los trituraremos con una cucharadita de azúcar morena, hasta obtener una crema fina. Una vez fría, añadiremos cinco cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta al gusto y unas gotitas de jugo de limón para que conserve sus antioxidantes. Esta combinación es ideal para ensaladas que lleven quesos, frutos secos o pollo.

3. Miel y mostaza. Por su facilidad y buen sabor, existen multitud de versiones de este aliño. Te mostramos una sencilla de preparar. Para ello, necesitarás una cucharada de mostaza de Dijon, una cucharada de miel, cinco cucharadas de aceite de oliva virgen extra, dos cucharadas de pipas de girasol peladas, una pizca de sal y otra de pimienta molida. Tan solo tendrás que mezclar todos los ingredientes. Si lo prefieres, puedes prescindir de las pipas de girasol o sustituirlas por otro fruto seco como anacardos, pistachos o pipas de calabaza. Combina muy bien con ensaladas con pollo y otras carnes, así como con los quesos.

4. Vinagreta de soja. Esta salsa será el aderezo perfecto para las ensaladas de arroz y verduras, así como para las que llevan pollo. Los ingredientes fundamentales para su elaboración son cuatro cucharadas de salsa de soja, cinco cucharadas de aceite de oliva virgen extra, una cucharada de semillas de sésamo y una cucharadita de jengibre molido. Una vez juntos, debes batir la mezcla suavemente hasta emulsionar. Si prefieres un toque más ácido puedes añadir una cucharada de vinagre de arroz. O si por otro lado, prefieres un toque picante puedes añadir unas gotitas de wasabi.

5. Aliño de mango. Este aderezo veraniego es especialmente refrescante y añadirá un toque dulce a las ensaladas. Combina bien con ensaladas de hojas verdes, con quesos o ahumados. Necesitaremos un mango maduro, media taza de aceite de oliva virgen extra, dos cucharadas de vinagre balsámico de Módena y una pizca de sal. Para preparar el aliño, trituraremos el mango con el resto de ingredientes hasta obtener una textura ligera. Al final puedes añadir nueces picadas, pues realzan el sabor.

6. Salsa de yogur griego. Esta nutritiva receta es muy conocida gracias a su versatilidad. El aderezo está compuesto por un yogur griego, jugo de medio limón, ralladura de piel de limón, cinco cucharadas de aceite de oliva virgen extra, una cucharita de ajo en polvo, una pizca de sal, pimienta y finas hierbas. Para prepararla hay que batir el yogur hasta conseguir una textura cremosa y añadir el resto de ingredientes. Su sabor se mezcla bien con ensaladas con pollo, hojas verdes y tomates.

7. Pesto de albahaca. Fresco y apetecible, este condimento italiano combina sensacionalmente con ensaladas de pasta, con quesos y tomates. Para su elaboración, utilizaremos 200 gramos de hojas de albahaca, dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, una cucharada de piñones o almendras, una cucharada de ajo en polvo, una cucharada de queso parmesano y una pizca de sal. Para empezar, lavaremos y dejaremos secar las hojas de albahaca. Después, tostaremos en la sartén los piñones o las almendras sin aceite. Finalmente, hay que triturar todos los ingredientes hasta conseguir el aliño.

8. Salsa de roquefort. Este intenso aderezo brilla en ensaladas frescas con endivias y frutos secos, como las nueces o las avellanas. Para esta receta es necesario 50 gramos de queso roquefort, 200 mililitros de leche evaporada, una cucharada de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y otra de pimienta. Primero, debemos calentar el queso con un poco de leche evaporada para facilitar el proceso. Después, añadiremos el resto de ingredientes hasta conseguir una salsa homogénea. Los paladares más delicados pueden modificar la receta cambiando el tipo de queso por otro más suave, siempre que sea cremoso como mascarpone, rulo de cabra o camembert.