Comidas de verano ligeras y refrescantes. | Pixabay

0

El calor quita muchas veces el hambre y acrecenta el cansancio. Las ganas de cocinar platos elaborados, con sus horas frente a los fogones, son pocas, por lo que se requieren recetas sencillas y rápidas. Aquí te traemos cuatro ideas muy fáciles y originales, que puedes combinar -según el hambre que tengas- con algún yogur o fruta.

1. Espaguetis de calabacín con tomatitos y menta

Ingredientes:

  • 250g maíz cocido
  • 2 aguacates
  • 3 tomates
  • 1 cebolla morada
  • 60g de aceitunas
  • Menta

Ensaladas no son sinónimo de aburrimiento. Esta, además de original, es deliciosa y sumamente refrescante. Y no, no lleva lechuga. Pela y corta en trozos pequeños la cebolla, los aguacates y los tomates. Escurre el maíz y las aceitunas -corta estas por la mitad-. Mezcla todos los ingredientes y sazónalos con sal, aceite de oliva virgen extra y un chorrito de zumo de limón. Puedes acompañarla de unos pocos nachos y un poco de menta para darle el toque final.

2. Aguacates rellenos

Ingredientes:

  • 4 aguacates
  • Ensaladilla rusa
  • Atún en lata
  • Sal y aceite de oliva

Corta los aguacates por la mitad y retira la semilla, en cuyo hueco añade la ensaladilla rusa, mezclada con el atún. Como toque final puedes vertir un chorrito de aceite y una piza de sal y orégano para condimentar.

3. Un kebab sano

Ingredientes:

  • Pan de pita
  • Guacamole
  • 1 tomate
  • Lechuga
  • Cebolla
  • Pollo en tiras o bocados vegetales

Dora los panes de pita integrales en la sartén y unta su interior con guacamole. Corta en rodajas el tomate, añade la lechuga, añade la cebolla en juliana y las tiras de pollo.

4. Tortilla con espinacas y champiñones

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • Espinacas baby
  • 125g de champiñones

Saltea -con muy poco aceite- las setas un par de minutos. Sálalas y agrega las espinacas. Cuando ablanden, añade los cuatro huevos batidos hasta dar forma a la tortilla.