Nicolás Galindo ha tenido la oportunidad de trabajar con AdriánQuetglas.

0

El concurso Premio Promesas de Alta Cocina Le Cordon Bleu, que este año cumple su décimo aniversario, estará bien representado por tres estudiantes mallorquines. Bryan Antonio Hernany Chávez y Alberto Muñoz Martínez pertenecen a Esment Escola Professional, y Nicolás Galindo Oliver a la Escola d’Hoteleria de les Illes Balears. Hay un cuarto balear que también formará parte de la prueba, Adrià Olives Juan, pero que se está formando en la CIFP Escuela de Hostelería de Leioa (Guipúzcoa). Estos jóvenes se encuentran entre los 50 participantes de toda España que deberán preparar un Paupiette de salmón rellena con langostinos, pasta fresca estampada y beurre blanc, que grabarán en vídeo. Los diez mejores se conocerán el 3 de marzo y participarán en la    gran final en Madrid el 26 de abril.

Bryan, de 22 años, nació en Bolivia y ha finalizado los estudios Duales de Profesionalidad de nivel 2 de Cocina «pero quiero seguir con mi aprendizaje y tener el nivel 3 y optar para ir a la universidad». A él le gusta la cocina desde pequeño. «Mis abuelos tenían un restaurante en un pueblo de Bolivia que se llamaba Apolo y desde allí me vino la afición. Bryan, que llegó a Mallorca con 14 años, piensa dar un toque boliviano a esta típica receta francesa. Seguidor de los programas de cocina, le encantaría poder conocer los restaurantes ABaC, de Jordi Cruz, y DiverXO, de David Muñoz.

Bryan Hernany ha finalizado sus estudios de nivel 2 de cocina en Esment.

Más formación

El palmesano Alberto Muñoz también ha finalizado sus estudios de cocina pero quiere ampliarlos con una formación profesional de nutrición y dietética. «Lo que más me atrae de la cocina es el poder transmitir mediante un plato emociones y sensaciones que al comensal le pueden cambiar su estado de ánimo», señala este joven, que tiene también a su abuela como referencia en este mundo. Respecto a la receta que deben preparar, señala: «Es una elaboración compleja donde se va a reflejar perfectamente los 3 años de estudio de cocina». Alberto aún no ha tenido la oportunidad de ir a un gran restaurante. «De los que he ido me quedo con Badal Corner, porque me parece muy interesante la combinación de sabores y texturas que se pueden llegar a hacer con una hamburguesa».

Alberto Muñoz destaca la complejidad de la receta del concurso.

Nicolás, de 21 años, nació en Florida y desde pequeño veía programas como A cook’s tour, de Anthony Bourdain, o Cook with me, de Gordon Ramsay. «Este mundo está lleno de cosas por las que me siento atraído, pero, sin lugar a dudas, lo que más me atrae es el poder llegar a emocionar a las personas a partir de los aromas, sabores y sensaciones que te pueden traer un plato; sabores llenos de memorias y sentimientos, poder tocar las emociones de las personas a partir de un plato es muy bonito».

Nicolás recuerda con gran cariño su trabajo en el restaurante Adrián Quetglas pero donde más ha disfrutado ha sido en elHard Rock Café. «Siempre ha sido el restaurante al que iba con mi madre y mi hermana de pequeño a celebrar mi cumpleaños.Quizás    no tengan la comida más refinada, pero fue el lugar que llenó de recuerdos mis cumpleaños, comer mirando instrumentos o prendas de artistas famosos y escuchando rock, heavy metal... el ambiente, simplemente me encanta por lo que fue para mí». Para él, lo mejor de este mundo ««es poder crear un plato de la nada porque dejas una parte de ti. Es como la canción de un cantante o el cuadro de un artista. Lo que menos me gusta de la cocina es    ver a gente que dice que se quiere dedicar a ella y solo los ves quejándose, menospreciando la cocina, no muestran interés y dan una mala imagen a la cocina».