Reme, Pilar y Sara posan con algunos de los ‘llonguets’ del Forn del Santo Cristo, en la plaza del Marquès del Palmer. | Pere Bergas

0

La merienda de los miércoles en Palma tiene un protagonista indiscutible: el llonguet. Hasta 35 panaderías participan este año a la VII Ruta del Llonguet; hasta el 15 de diciembre, cada miércoles ofertan el tradicional panecillo y una bebida por tan solo 3 euros. (Aquí puedes consultar los hornos que participan en la Ruta del Llonguet 2021).

«El objetivo es promocionar el consumo de llonguets, así como dar a conocer los hornos de elaboración propia e incentivar la visita y la compra en el pequeño comercio. Es una forma de fidelizar nuevos clientes», asegura Pep Magraner, gerente de la Associació de Forners i Pastissers de les Illes Balears, organizadora de la iniciativa.

Noticias relacionadas

En el Fornet de la Soca el trajín de clientes era continuo a media mañana. «Somos un horno muy conocido y nos sentimos muy valorados. Nos gusta participar en todo aquello donde la gente disfruta y, después de una época tan dura, es importante alimentar el sentimiento de comunidad», señala Maria José Orero, codirectora del forn junto a Tomeu Arbona. Su llonguet estrella es el de porcella rostida amb salsa de prunes, pero el de sobrassada de porc negre y el de frit de l’ermità también han sido muy solicitados, siempre acompañados por un vasito de pomada o un agua. «Hemos hecho unos 220 llonguets y no han bastado. Exceptuando el de porcella, la oferta varía cada semana, siempre con una opción vegana».

Palma, Discreto, Llonguets
María José Orero, del Fornet de la Soca, muestra algunos de sus ‘llonguets’ más novedosos.

«La iniciativa ha tenido una gran acogida. Se redescubre el horno; nos visitan y conocen el resto de nuestros productos», explica Xisca Camps, propietaria del Forn de la Glòria. El pasado miércoles hicieron más de un centenar de panecillos «y no quedaron ni ses miques». Camps preparaba ayer los llonguets al momento, «porque nunca sabes qué te pedirán y están más buenos recién hechos». El forn oferta cinco tipos de llonguets, como el de sobrassada i confitura de figues, el de guacamole, tomàtiga seca i formatge de cabra o la novedad de este año, el de formatge blau i confitura de tomàtiga. Aunque el más demandado ha sido el de olivada amb tomàtiga seca i formatge mahonés.

«Hemos preparado unos 150 llonguets y salen muy bien», afirmó Reme Pérez, dependienta del horno del Santo Cristo de la plaza del Marquès del Palmer. El que más piden sus clientes es el de jamón serrano y queso, aunque su oferta es amplia, abarcando todo tipo de embutidos fríos y conservas de pescado. En el Mercat de l’Olivar, el Forn de Ca Na Teresa vende llonguets desde primera hora de la mañana. «Hemos empezado a las seis de la mañana, con más de 50 llonguets, y a las diez ya se habían terminado», afirmó la dependienta Silvia Rodríguez.