Mi rincón favorito

Una casa desde el prisma romántico del galerista Pep Pinya

| Petra |

Valorar:
Josep Pinya | Profesión: Galerista | Principales aficiones: Navegar, bucear y pescar | Una pasión: La estética.

Josep Pinya | Profesión: Galerista | Principales aficiones: Navegar, bucear y pescar | Una pasión: La estética.

Eugenia Planas

Aparece Pep Pinya en la escalera del jardín acompañado de sus perros. Miro al pastor alemán y le llamo: «Casilda, Casilda!». En una persistencia de la memoria daliniana, los relojes se paran en una tarde de hace 14 años cuando le visité por cuestiones periodísticas y Casilda le acompañaba. Ahora son Petra, Rita y Cleo quienes comparten la maravillosa aventura del ‘Dolce far niente’, acomodadas en el jardín. La mirada se posa en todos los rincones de la terraza que circunda la casa de cientos de metros. La conversación discurre entre cipreses, palmeras, ginjols y las notas de color de los cincuenta rosales.

En el centro destaca la piscina rodeada de inmensas esculturas de Nadal, Sirvent, Sempere, Llambías, Aguiló y Canyelles. Solo se escucha la voz de Pep Pinya, el trino de pájaros y las carreras de Rita persiguiendo su vuelo. «Esta es la casa que yo quería, una casa pacífica». El galerista luce bronceado de cubierta de barco. Es un hombre que persigue la belleza y bucea la emoción. Confiesa su edad, ochenta y cuatro años, y su visión de la vida: «Se debe vivir con humor y gran dosis de picardía. Si no hay pasión no hay vida». Planea para el día siguiente una inmersión o una jornada de pesca. Sus pasiones son reunirse con amigos, disfrutar de la música en solitario o del silencio de una casa creada «para sentirme cómodo, en la placidez de la intimidad y el silencio que relaja e invita a modelar proyectos».

En los 90 compró este solar y la casa semiderruida que antes fue un criadero de visones. La antigua barandilla y sus maceteros de estilo italiano le inspiraron. «Al construir la vivienda hice moldes de las barandas antiguas y sus maceteros. Los bancos los copié del Parc Güell pero sin las baldosas que hacían evidente la copia».

Pep Pinya, junto a la piscina rodeada de árboles y esculturas.

Una casa al estilo italiano que distribuyó según necesidades e inquietudes. Le ayudó a crearla el decorador Carlos Serrano. «Hay mucha obra de arte. Las que se ubican aquí tienen una historia y están por algo. Hoy en día en el arte contemporáneo hay mucha confusión, ni las ocurrencias ni los trabajos manuales pueden considerarse como tal».

El porche es para los veranos y cálidos días de invierno. Dos ambientes en un mismo espacio que comparten esculturas de un mismo autor. La mesa de la izquierda, que hace las veces de mesa de comedor veraniego, es obra del escultor Cerolli. La otra, la de las tertulias a cobijo, la diseñó Pinya y se nutre de historia y anécdota en sus patas maceta. Barceló, Mompó y Tàpies adornan un salón con tres ambientes diferenciados. Esculturas y lienzos los firman un sinfín de artistas con quienes estableció «un momento de feeling». El galerista no desea mostrar sus pertenencias pero poco a poco ganamos su confianza.

Josep Pinya se sumerge en la placidez del silencio que invita a modelar proyectos.

Tumbada casi en el suelo, una consigue la complicidad de Petra para fotografiarla junto a Pinya bajo uno de los pinos que rodean su hogar. Mientras tanto, Rita juega con las carpas del estanque cercano a la escultura de Ramis, un perro rojizo que vigila la entrada. Cleo dormita en la salita de estar, lugar de intimidad donde el arte se encarama a la chimenea. Los espacios distribuidores destilan arte en las pupilas de Pinya. Mira una obra y se produce un momento de feeling interesante. Pinya no ha perdido la capacidad de emocionarse ni el arte de conquistarnos.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Lurdes
Hace 7 meses

Con tanto " amigo de lo ajeno " pululando por ahí y viviendo como privilegiados gracias a las leyes de nuestros " mal pagados " políticos me parece un poco " p'alla " ir presumiendo de casa y obras de arte , lo de contar los orígenes de " la casita " bajo su " visión personal " está a la orden del día de cualquier biografía de cualquier famoso, que si lo has conocido en persona , estas pensando ¿ De qué habla ?.

Valoración:2menosmas

dubtes
Hace 7 meses

Si "La Casita", tenía tantas virtudes, ¿por qué la vendieron?. ¿Y ninguno de los 9 miembros se la quedó?

Valoración:1menosmas

Mati
Hace 7 meses

La Casita. Lugar de veraneo durante muchísimos años de una familia de nueve miembros.En ella se celebraron cumpleaños,santos,comuniones y bodas. Casa familiar maravillosa y sencilla. Un jardín mimado con esmero por nuestra madre . La Casita, lugar de referencia de nuestra infancia y juventud. Que hermosa nuestra Casita.

Valoración:5menosmas

Mati
Hace 7 meses

La Casita,que así se llamaba, fue durante décadas nuestra casa de veraneo. Preciosa, sencilla, encantadora. Un jardín de cuento que mi madre cuidaba con esmero y esfuerzo. Cientos de fotos de nuestros veranos en ella avalan estas palabras. Que bellos recuerdos tenemos todos de La Casita.

Valoración:6menosmas

Lluis
Hace 7 meses

El Sr. Piña miente. No compro en los años 90 un solar con una casa semiderruida. Compro nuestra casa familiar de veraneo, una casa preciosa donde la familia pasamos muchos veranos, con un bonito y cuidado jardín y mucha garriga, Si luego usted amplió la casa me parece muy bien pero miente , la compro bien entera y bonita a una familia mallorquina que pasó muchos veranos en esta casa.

Valoración:11menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1