Verduras cultivadas de manera ecológica en Son Macià. | Gori Vicens

0

La agricultura ecológica está en auge. Así se desprende del diagnóstico del sector agrario ecológico de las Illes Balears que ha realizado la Associació de Productors d’Agricultura Ecològica de Mallorca (APAEMA) por encargo del Govern; un estudio que ha aportado datos muy interesantes que muestran la línea ascendiente que tiene este tipo de agricultura en las Islas. Cerca de 40.000 hectáreas ya se cultivan en ecológico, lo que representa el 16 por ciento de la superficie agraria útil. En Mallorca, concretamente, asciende al 17,9 por ciento. Las producciones más importantes son almendra, algarroba, uva y aceituna, que representan ya el 20 por ciento de la producción total del conjunto del sector agrario. En Mallorca, entre productores y elaboradores hay 781 operadores.

El director técnico de APAEMA, Nofre Fullana, ha explicado que «si seguimos a este ritmo llegaremos fácilmente al objetivo que marca Europa para el año 2030: que la superficie agraria útil en ecológico sea del 25 por ciento». Otro dato significativo del estudio es que la profesionalidad del sector es tres veces superior que en la agricultura convencional: un 25 por ciento de las explotaciones ecológicas son profesionales, a diferencia del ocho de las convencionales. En cuanto a la presencia de la mujer, aunque los últimos años ha aumentado, toda vía es minoritaria, sólo supone el 25 por ciento de los titulares de explotaciones, una cifra muy similar a la convencional.

Donde hay una gran diferencia es en la media de edad. Mientras que en ecológico los agricultores tienen una media de 52 años, en la convencional se sitúa en 67, 15 más. Así como los productos elaborados (aceite, vino, queso, embutidos, conservas) mueven mucha producción, no ocurre lo mismo con la ganadería. «Se vende muy poca carne ecológica aunque el animal haya sido criado y sacrificado siguiendo esta metodología. La carne eco sólo representa el 2,9 por ciento del mercado balear, porque sólo el 10 por ciento de los animales criados en ecológico acaban vendiéndose como tal, el resto se venden como convencional», explica Fullana. La siembra de variedades locales tiene un peso vital dentro de este sector. Un 64 por ciento del volumen total de producción ecológica utiliza estas variedades y, en ganadería, el 59 por ciento de los animales son de razas autóctonas.

El auge de la 'eco'
‘Porcs negres mallorquins’, que corren libres en el campo.

Otro dato importante es que el sector da trabajo a 1.653 personas. Un 85 por ciento de lo que se produce queda en Mallorca, un cinco por ciento se distribuye en las otras islas, otro cinco a la Península y el cinco restante al extranjero. La venta directa es el canal más importante para la comercialización, seguido de las cooperativas. Con estos datos, el futuro parece muy esperanzador, pero si miramos los resultados económicos del estudio son todo lo contrario: un 78 por ciento de las explotaciones presentan un balance económico negativo. Por ello, las principales demandas del sector son más ayudas y el apoyo de la ciudadanía en consumir producto local y ecológico.