0

El acebuche (ullastre) característico de la Isla es uno de los árboles óptimos para ser injertado de olivo, aunque, eso sí, no sirve cualquier ejemplar. Ante el auge de los últimos tiempos por el cultivo de olivos y para incidir en la reproducción de variedades autóctonas, la Associació de Varietats Locals de Mallorca (AVL) ha organizado un curso sobre injertar acebuches impartido por el socio de la AVL e ingeniero técnico agrícola, Toni Calafell. La mayor parte del curso es práctico para que los interesados puedan coger los conocimientos y practicar sobre el terreno.

Los acebuches más favorables para ser injertados son los jóvenes, vigorosos y que las ramas sean apropiadas para ello; éstas son las características principales para que agarren satisfactoriamente. Además es importante injertar en el momento óptimo, por ello se tiene que conocer bien la fisiología del árbol.

La asesora técnica de la AVL, Aina Socies, ha explicado que el curso se ha dividido en dos partes y con dos meses de diferencia para así experimentar si los injertos han fructificado o por el contrario no han ido bien. La primera parte, el pasado 27 de marzo, se explicaron las nociones básicas en cuanto a injertos, los tipos que hay, cómo diferenciar los diferentes portainjertos y las variedades locales idóneas. En cuanto a variedades, «se ha optado por la mallorquina del Pla, muy similar a la mallorquina de la Serra de Tramuntana, pero con unos rasgos característicos que la diferencian», explica Socies. Además se ha injertado «otra variedad, que no tiene nombre, de la zona de Randa (Algaida) y que produce aceitunas de un tamaño algo más grande que la mallorquina».

El curso se ha dividido en dos partes y con dos meses de diferencia.

Otro factor a tener en cuenta es la poda para coger las púas (mudes) que se utilizarán para injertar. «Es muy importante discernir cuáles son las mejores y la medida que tienen que tener», explica Socies. Al igual que de los acebuches también es importante conocer qué ramas son las idóneas para ser injertadas. Los alumnos del curso pudieron practicar haciéndolo ellos mismos.

Herramientas

Otro punto importante son las herramientas que se utilizan, principalmente el cuchillo y la prueba.

La segunda parte del curso será el 27 de mayo, donde ya se podrán ver los resultados de las prácticas realizadas hace dos meses y si han agarrado correctamente o no los injertos que se realizaron y el porqué. Además «se ampliarán las explicaciones ligadas a ello y en caso de que no haya ido bien intentar averiguar el por qué», explica Aina Socies.
Saber elegir bien el árbol es muy importante. En los árboles jóvenes es más fácil que agarre que no en los viejos.