Imagen de 'El juego del calamar', la serie coreana de Netflix que arrasa a nivel global. | Netflix

0

Nadie, pero absolutamente nadie esperaba que El juego del calamar, la nueva sensación seriéfila de Netflix, iba a arrasar como lo está haciendo estos días. La serie coreana se estrenó de tapadillo el pasado 17 de septiembre, casi sin publicidad y sin hacer mucho ruido; unos días después la locura comenzaba en redes sociales, después la calle empezó a hablar de ella. Ahora el fenómeno es global.

La serie está a un paso de suceder a La casa de papel como la ficción propia de Netflix más vista de su historia, sin contar con sus producciones USA, ya se habla de una segunda temporada y hasta Jeff Bezos, presidente de Amazon, es decir, el rival más directo de Netflix en el mundo del streaming, se ha rendido a la serie, alabando la ficción en su cuenta Twitter. Ver para creer.

Ponemos sobre las mesa los secretos de El juego del calamar y otras cuatro series que arrasan en la pequeña pantalla y no puedes dejar de ver si te gusta la ficción y quieres estar al día 'de la conversación'.

El juego del calamar (Netflix)

¿Cuánto estarían dispuestos a arriesgar por conseguir algo de dinero para sobrevivir? Esa es la pregunta que plantea El juego del calamar, que muestra cómo 456 participantes en riesgo de exclusión social aceptan desesperados la invitación a un misterioso concurso de supervivencia. La meta es clara: ganar 45.600 millones de wones, con los que poder salir de la miseria.

Entre los concursantes se encuentran dos amigos de la infancia que deciden acudir a la competición porque no atraviesan su mejor momento económico. Lo que ni ellos ni el resto saben es que para ganar tendrán que arriesgar su propia vida en cada uno de los juegos.

'El juego del calamar' y otras cuatro series que no puedes perderte
'El juego del calamar', la serie que arrasa en todo el mundo. FOTO: Netflix

¿Por qué hay que verla? Es una mezcla entre Los juegos del hambre y Battle Royale, adictiva y que, por el momento, solo cuenta con nueve capítulos que se pasan en un suspiro.

Succession (HBO)

El próximo 17 de octubre llega a HBO la esperada tercera temporada de Succession, con un año de retraso debido a la pandemia del coronavirus. La serie creada por Jesse Armstrong regresa tras ganar siete premios Emmy en la edición de 2020, entre otros, mejor serie dramática, actor principal (Jeremy Strong), dirección y guion.

Succession se centra en la familia Roy, propietaria de un conglomerado multinacional de medios. El patriarca y fundador de la empresa, Logan Roy (Brian Cox), empieza a sufrir algunos achaques de la edad y ha preparado un plan de retirada en el que debe sucederle, Kendall (Jeremy Strong), hijo mayor de su segundo matrimonio y el único involucrado en la compañía de los cuatro 'retoños' Roy.

La retirada del patriarca, más una serie de decisiones que para los hijos no tienen sentido, va a llevar a que sus ambiciones personales les lleven a buscar el mejor posicionamiento para cuando el padre dé, finalmente, un paso atrás.

Reparto de 'Succession', serie de HBO. FOTO: HBO

¿Por qué hay que verla? Sigue el molde de una tragedia de Shakespeare, y a todo el mundo le gusta ver a un grupo de series despreciables despellejarse por un 'puñado de dólares'.

Misa de medianoche (Netflix)

Ni El juego del calamar ha conseguido opacar el éxito de Misa de medianoche, la nueva serie de terror con el sello de Mike Flanagan (Hill House o Bly Manor), que el gigante rojo estrenó el pasado 24 de septiembre.

Misa de medianoche nos traslada hasta Crockett Island, una pequeña y aislada comunidad isleña, que se convertirá en el centro de extraños sucesos. Un día, aparentemente por casualidad, llegarán dos visitas a la isla, que lo cambiarán todo: un joven atormentado por su pasado y un carismático y misterioso sacerdote.

A partir de ahí, la comunidad empezará a experimentar hechos milagrosos y presagios aterradores, así como también habrá apariciones y una atmósfera de terror muy característica de Flanagan.

Hamish Linklater, el misterioso padre Paul Hill. FOTO: Netflix

¿Por qué hay que verla? Perfecta para fans del terror bien hecho, así como asiduos a las producciones de Mike Flanagan. Misa de medianoche está conectada a muchas de sus series y películas. Atentos a todos los detalles que desgrana la serie.

Sex education (Netflix)

Renovada para una cuarta temporada, acaba de finalizar su tercera tanda de episodios con excelentes críticas y cada vez mayor popularidad, gracias a la calidad de sus guiones, un reparto arrollador y la forma tan especial de romper tabúes sexuales entre los adolescentes.

La premisa de la comedia se centra en Otis (Asa Butterfield), un chico virgen y lleno de complejos que utiliza las charlas de su madre (Gillian Anderson), terapeuta sexual, para montar con otra chica y con su amigo Eric una 'asesoría' sobre sexo para los alumnos de su instituto.

En cada episodio, Otis ofrece consejo a diferentes adolescentes que pintan un panorama poco idealizado y más realista de sus preocupaciones sexuales. Pero, al mismo tiempo, que provoca más de una situación cómica.

Reparto de la desinhibida 'Sex education'. FOTO: Netflix

¿Por qué hay que verla? Episodios de media hora que se pasan volando y una Gillian Anderson, la inolvidable Scully de Expediente X, pletórica y viviendo todo un renacer gracias a esta serie y su interpretación de Margareth Thatcher en The crown, que le ha valido el Emmy a la mejor actriz de reparto hace unas semanas.

Vigil: Conspiración nuclear (Movistar+)

Vigil ya está completa en el catálogo de Movistar +, y viene avalada por el enorme éxito que ha conseguido en Reino Unido, convirtiéndose en la serie más vista del año por el momento con nada menos que diez millones de espectadores.

Suranne Jones, la detective Amy Silva. FOTO: Movistar+

Amy Silva (Suranne Jones) es una brillante detective de policía que es enviada al submarino HMS Vigil para investigar la misteriosa muerte de uno de sus tripulantes. Amy desciende por la escalera y la escotilla se cierra, obligándola a enfrentarse cara a cara con una realidad muy diferente a lo que esperaba.

Dentro del agobiante submarino, los secretos, las jerarquías y el hecho de estar encerrada complicará su investigación. Además, los miembros de la tripulación y principales sospechosos se muestran reacios a colaborar.

Sin embargo, Amy no está sola y cuenta con la ayuda de su compañera y confidente Kirsten Longacre (Rose Leslie), que colabora con la investigación desde tierra firme. Pronto, el caso termina traspasando las paredes del submarino y desvela lo que terminará siendo una amenazante conspiración que implica de forma directa a la seguridad nacional británica.

Rose Leslie y Suranne Jones, protagonistas de 'Vigil'. FOTO: Movistar+

¿Por qué hay que verla? Un thriller que no da respiro, dos excelentes actrices como protagonistas y un escenario, un submarino, tan inusual como claustrofóbico y atractivo.