Iñaki Urdangarín atiende a los medios en Vitoria. | Efe

1

Menos de 24 horas después de que Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón confirmasen que han decidido «de común acuerdo, interrumpir su relación matrimonial», el vasco ha aclarado ante los medios de comunicación cómo se encuentra su familia. Aunque durante el lunes prefirió guardar silencio, la mañana de este martes ha explicado que están «todos muy bien». Los exduques de Palma indicaron en el comunicado que el compromiso con sus cuatro hijos «permanece intacto» y pidieron que se respetase su privacidad en estos delicados momentos: «Dado que es una decisión de ámbito privado, pedimos el máximo respeto a todos los que nos rodean».

Noticias relacionadas

Desde el pasado miércoles, día en el que se publicaron las fotografías del exjugador de balonmano con Ainhoa Armentia, el vasco se tiene que enfrentar a diario a los periodistas que se congregan frente el bufete de abogados de Vitoria en el que trabajan ambos. El propio Iñaki ya dio a entender el sábado que su relación con su compañera de trabajo iba enserio, al explicar que «son cosas que pasan». Por el momento se desconoce cuánto tiempo llevan Iñaki y Ainhoa, aunque cada vez son más los medios que publican instantáneas de los dos compañeros por Vitoria. Lecturas fue la encargada de publicar las fotografías, que fueron tomadas mientras Cristina se encontraba a más de mil kilómetros en Suiza.

Desde ese momento la relación del todavía matrimonio de cara al público comenzó a tambalearse hasta llegar al punto de anunciar su separación. De este modo se pone fin a 24 años de matrimonio, una relación que ha estado marcada por el nacimiento de sus cuatro hijos y por el caso Nóos. Su historia de amor comenzó en los Juegos Olímpicos de Atlanta en el año 1996, cuando una joven Cristina conoció a Iñaki, que participaba como jugador de la selección de balonmano.