Juan Carlos Bibiloni, Pemi de Marguerie, Patricia Conrado, Francisco José Conrado y María Salom. | Eugenia Planas

0

La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, Rodas y Malta celebró su tradicional cena-cóctel de verano en el restaurante Baibén, de Fernando Pérez-Arellano, en Puerto Portals.

A la cena benéfica, organizada este año por Patricia Conrado, acudieron más de doscientas personas, en su mayoría pertenecientes a la aristocracia mallorquina y peninsular. La finalidad de esta exclusiva fiesta, ineludible cita del verano mallorquín, es recaudar fondos en favor de las obras hospitalarias de la Orden de Malta en Mallorca, cuyo delegado es José Francisco Conrado.

Los tres proyectos a los que presta su apoyo la orden benefician son la Fundación La Sapiencia, la Asociación Amiticia, que ayuda a las familias con niños con síndrome de Down, y las Hermanitas de los Pobres, dedicadas al cuidado de ancianos sin recursos. La fiesta contó con un exquisito menú y buena música a cargo del DJ Toni Pujol, que amenizó el evento hasta la madrugada.