Previous Next
0

La clastra de la sede de la Casa de Andalucía en Mallorca acogió la cena de blanco que este año batió todo un récord de asistentes. Unas doscientas cincuenta personas, entre socios y simpatizantes, participaron en esta alegre velada vistiendo hombres y mujeres de blanco, color que también sirvió para adornar con guirnaldas el típico espacio. Antes de que finalizara la cena, el presidente de la Casa de Andalucía, José Martínez, pidió un minuto de silencio en memoria de las víctimas del accidente ferroviario de Galicia. Esta fiesta contó con la actuación del coro de la casa, que ofreció un amplio repertorio de rumbas y sevillanas.