Homenaje sorpresa a Vicenç Sastre en Can Prunera

| Sóller |

Valorar:
Tomeu Barceló, Carme Serra, Camila Huisgen, Vicenç Sastre, Joan Punyet Miró, Santi Mayol, Catalina Crespí y Oscar Mayol, con las esculturas de Turc y May.

Tomeu Barceló, Carme Serra, Camila Huisgen, Vicenç Sastre, Joan Punyet Miró, Santi Mayol, Catalina Crespí y Oscar Mayol, con las esculturas de Turc y May.

Lluc Garcia

El conocido empresario solleric Vicenç Sastre, consejero del Ferrocarril de Sóller, recibió el pasado viernes, día 14 de junio, un pequeño y emotivo homenaje sorpresa en los jardines del Museo Modernista Can Prunera.

En este acto se inauguró una escultura que representa de forma muy realista a los perros Turc y May, dos canes que simbolizan para Vicenç Sastre y para el proyecto empresarial y cultural del Tren de Sóller «el inicio de la historia de una profunda amistad» entre él y Emilio Fernández Miró, nieto de Joan Miró.

Homenaje sorpresa a Vicenç Sastre en Can Prunera

Vicenç Sastre, que fue propietario de Turc, explicó que conoció a Fernández Miró con motivo de la afición de ambos a la caza.

Homenaje sorpresa a Vicenç Sastre en Can Prunera

«Las habilidades de Turc hicieron que Emilio adquiriera otro setter, al que llamó May y surgió una profunda amistad entre nosotros», explicó Vicenç Sastre.

Homenaje sorpresa a Vicenç Sastre en Can Prunera

Fernández Miró, fallecido en 2012, le contó a Vicenç Sastre que su abuelo, el artista universal, había sido un gran amante del Tren de Sóller, y le ofreció convertir el histórico y centenario ferrocarril en un escaparate del legado mironiano.

Esta increíble y emotiva historia de amistad hizo que hoy en día el Ferrocarril de Sóller sea conocido por este motivo en todo el mundo como el Tren de l’Art.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.