Biel Martí; Biel Cerdá, John Moloney y Toni Aloy, socios propietarios; y Pedro Llabrés. | Eugenia Planas

1

El restaurante Ca n’Eduardo, ubicado en el muelle de pescadores, celebró sus 75 años de existencia con una fiesta en la que no faltó la música en directo, elegantes invitados y las especialidades de la casa.

El todo Palma, cerca de 200 invitados, fueron recibidos por los socios propietarios: Toni Aloy, Biel Cerdá y John Moloney, chef del local. Mientras en la terraza sonaba la música de Isla Paradiso, en la entrada, el grupo de habaneras Els Arrabalers recordó a su fundador, Eduardo, y aquella tasca de platos marineros que inició la andadura, gracias también a la familia Carrasco, de este restaurante que es un referente gastronómico de la Isla.