El Hotel Arabella Sheraton y Petit Bateau organizaron una fiesta alrededor de  la piscina que contó con varias empresas colaboradoras para destinar los beneficios de la misma a Unicef.

La fiesta dio comienzo con un desfile de ropa infantil de la marca organizadora y contó con gran éxito de participación por parte de los niños y de conocidas ‘mamás’ que caminaron con soltura por la alfombra sobre el mullido césped, con peinados de Llongueras. Los asistentes pudieron disfrutar de la actuación de Maria Bimbolles con quien los niños cantaron y bailaron antes de una divertida merienda. También se dejaron asombrar por el show de burbujas gigantes y pintaron sobre tela.