0

En 1969 Horst Abel montó en Mallorca su primer restaurante. Para dar calidad y gusto personal a sus productos, instaló en Palma su propia fábrica de embutidos distribuyendo especialidades alimenticias por toda la Isla.

Horst Abel es reconocido en toda Europa  como el rey de las salchichas en Mallorca. Falleció en 2008 y sus hijos, Dirk y Sandy Abel, siguen con la empresa. Para celebrar su 45 aniversario invitaron a antiguos empleados, proveedores y clientes a una comida seguida de baile en una tarde soleada amenizada por el grupo Monkey Doo.