Previous Next
0

De la mano del galerista Jaume Llabrés, el fotógrafo Miguel Font Jaume expuso, en el bar Anticuari, quince fotografías en blanco y negro de una Cuba que ya no existe en la actualidad, su Cuba, la Cuba de Miguel Font.

Enamorado de esa tierra y de sus gentes, el fotógrafo palmesano ha viajado quince veces a La Habana para retratar el rostro de su pueblo, sus costumbres, su discurrir cotidiano. Lo hace Font, como siempre, poniendo el alma en el objetivo de su cámara. Esta vez ha querido mostrar una Cuba «que ya no encuentras», aquella en la que el tiempo parecía detenerse.