Entrega primer galardón "Tolo Güell a la mallorquinitat" en el 40 Aniversario des Güell a Lluc a peu | Jaume Morey

2

El Teatre Principal de Palma acogió ayer por la noche una emotiva gala en conmemoración del 40 aniversario de la Marxa des Güell a Lluc a peu. En dicho escenario se entregaron los primeros premios ‘Tolo Güell a la mallorquinitat’ en reconocimiento a todos los socios del Grup Güell y colaboradores que han hecho posible mantener esta tradición.

El acto, presentado por Ángela Seguí y Tolo Calafat, comenzó con la presentación de un vídeo sobre los 40 años de historia de la marxa, al que siguió unas sentidas y breves palabras de su fundador Tolo Güell. «Es más de media vida y debo decir que sin la participación del Grup Güell, Tolo no existiría. Es un sentimiento en 48 kilómetros de recorrido que todos tenemos».

Aplausos

El pianista Miquel Estelrich y el violinista Smerald Sphaiu pusieron la primera nota musical en un repertorio con obras de Masssenet, Schubert, Sarasate y Brahms, a una velada en la que fueron entregados unos galardones muy aplaudidos por los asistentes a la gala. Andreu Isern, alcalde de Consell, recogió la distinción de manos de Tolo Güell, concedida al periodista deportivo y colaborador de Ultima Hora Miquel Vidal (ausente en la gala); el alcalde de Palma, Mateo Isern, entregó el premio a Felip Munar, profesor adjunto de la UIB; Pep Egea, presidente del Grup Güell, entregó un premio in memoriam al escritor Llorenç Villalonga, recogido por Joan Rotger, presidente de la Casa Museu Llorenç Villalonga; y el presidente del Govern balear, José Ramón Bauzá, distinguió a Antoni Vera, presidente de Cáritas Mallorca. Todos ellos recibieron una réplica de la estatua que se encuentra en la Plaça Güell.

Rondalles de Mallorca y Aires Mallorquines interpretaron el Bolero Mallorquí y la Jota Pagesa, entre otras piezas, en la antesala de una veintena de distinciones a socios, amigos y voluntarios del Grup Güell. El acto terminó con unas palabras de Egea, donde destacó: «Ha sido toda una vida de sentimientos, mucho trabajo y alguna discusión». Y refiriéndose a Tolo Güell dijo: «Nos ha dejado el mejor legado de un padre a un hijo», recordando su canción preferida «Quina terra més bella que és Mallorca».

El acto fue clausurado por José Ramón Bauzá, president del Govern. En su intervención calificó la marcha como «un símbolo de mallorquinidad» y agradeció a Tolo «que ha hecho posible un sueño de una realidad». Al respecto, recordó su vinculación personal a Lluc desde los 14 años y la comprensión compartida a la hora de cerrar los accesos al tráfico por seguridad.