Rossy de Palma y Sofía Sánchez de Betak, Chufy x Rossy. | Chris Hudson

0

Sofía Sánchez de Betak, alias Chufy, recibió a su amiga y musa, Rossy de Palma, en el hotel La Residencia, Belmond. Ubicado en Deià, situado en la Serra de Tramuntana, que las une, ambas comparten el amor por Mallorca. Pedro Almodóvar y el gran diseñador español Manuel Piña idearon el nombre artístico de Rossy gracias a su ciudad natal, Palma. Antes era Rossy von Donna. Y Sofía dio a luz a su hija en Deià, y ahora llama a la Isla su hogar.

Más de 40 invitados llegaron a Mallorca y pasearon por el pueblo, admirando la colección de más de 50 estilos que se exhibía en todas las tiendas rindiendo homenaje a la estrella local. Todos salieron a saludar y a tomarse fotos con la encantadora y magnética actriz. Luego, los invitados fueron recibidos en la intimidad de los jardines de La Residencia. Donde las reposeras y cojines estaban cubiertos con los estampados pintados a mano de la colección. El cóctel comenzó con la actuación especial de Rossy de Palma, donde la creatividad y la improvisación tomaron protagonismo. Descendió dramáticamente por la escalinata del hotel vistiendo más de 10 kimonos de la colección, un derroche de colorido y estilazo.

Noticias relacionadas

En una mano llevaba una cesta con un gran ramo de flores y en la otra, un abanico de color fucsia intenso. Al pie del último escalón la esperaba una pasarela de flores sobre el césped por la cual caminó dejando caer rosas a su paso. Rossy invitó a Sofia a sumarse a la performance de manera cómplice entre risas y disfrute. El acto terminó con el recorrido final del camino, mientras la actriz arrojaba flores al público, quienes estaban predominantemente vestidos con estilos de Chufy x Rossy. Las delicias locales no podían faltar. Para la ocasión especial contaron con la presencia de El Olivo, premiado restaurante de tapas.

También disfrutaron de los famosos maestros del Fornet de la Soca, quienes crearon ensaimadas en forma de rosas personalizadas, en honor a Rossy. Vestidos sexies de verano, robes y pañuelos de seda fueron algunos de los estilos que se exhibieron. Con una fuerte presencia de rojo, azul royal y verde esmeralda, tonos que parten de la inspiración principal de la colección: la Ópera China.