0

Dios proteja a Susy Gómez, su talento y capacidad de trabajo. La artista nacida en Pollença inauguró en Sadrasana la exposición que en mi opinión es la que marcará un antes y un después en su carrera artística. La calidad de la técnica, el mensaje que envía directamente relacionado con la vida y la herencia, como continuadores que somos de líneas milenarias y el homenaje a su madre, desaparecida el pasado verano, en la planta superior rematando un camino de formas y colores que llegan directos al ADN de cada uno conectándonos.

Susy se rodeó de amigos y disfrutó del amor que cada uno de ellos le regala. No la ven, pero está en la sonrisa de su hija Uma Kim Gómez, en la piña que forman María José Hidalgo y Alberto Tomás disfrutando de la gran noche de su amiga. Susy está dando lo que quería dar cuando era una artista joven, triunfante y con un futuro prometedor materializado. No se la pierdan.