Ilaria Fasano, Andrea Pomar, Nicolás Pomar, Lucia Hassanien y José Carlos García Ruiz. | Grimalt de Blanch

0

Lo elegante que han sido Nicolás Joyeros y la marca relojera suiza Oris, por ejemplo, que realizaron una limpieza de playa la semana pasada para concienciar sobre la importancia de cuidar de los ecosistemas. Tras varias ediciones en Madrid y en Barcelona, el sábado 30 de abril llegó el Oris Clean Up a Palma y la iniciativa no pudo tener más éxito, como se puede ver en las fotos que abren la crónica de hoy.

El debate sobre la contaminación y las emisiones de CO2 por parte de las grandes industrias es cada vez más crítico y más actual. En Oris y en Nicolás Joyeros son conscientes de que nuestro planeta es precioso y tenemos la responsabilidad común de cuidarlo. Nicolás Joyeros convocó a todos los participantes el sábado 30 a las 9 h. Las personas que se inscribieron salieron desde la emblemática joyería Nicolás, en el Borne, y fueron caminando hasta la playa de Can Pere Antoni, donde realizaron la limpieza, junto al mar y con la Catedral de fondo.

Esto, que parece poesía, lo es. Hemos de saber lo privilegiados que somos viviendo junto a este Mediterráneo que nos da de comer cada día del año a pesar de lo mucho que lo maltratamos. Este gesto de Nicolás Joyeros es como una caricia. Se recogieron casi 20 kilos de residuos de la playa, que evidenciaron la necesidad de cuidar nuestro entorno y el medio ambiente. Al finalizar la limpieza, se trasladaron al restaurante Assaona para la presentación del Oris Aqui Date Upcycle, un reloj cuya esfera está fabricada con desechos plásticos del océano que se transforman así en materia prima de primera calidad, que las marcas utilizan para sus nuevos productos sostenibles.

Con este proceso de upcycling, Oris propone un reloj de edición única, ya que se crea una esfera imposible de repetir y no hay dos esferas iguales, por lo que se da un valor a los residuos plásticos. Los fanáticos y coleccionistas de relojes van como locos tras uno de ellos, aquí lo tiene en exclusiva Nicolás, un lujo de verdad. Sigo con algo que solo se cuenta a l