El joven, durante una vista previa celebrada el pasado octubre en Palma. | G. E.

Un joven de 19 años acusado de grabar y difundir un vídeo de un trío sexual en Palma ha explicado esta mañana en el juicio que no sabía que era delito. «Fue una gamberrada». La Fiscalía reclama una condena de cuatro años de cárcel para el procesado, una multa de 7.200 euros y que indemnice a la chica que participó en el acto con 6.000 euros.

Los hechos enjuiciados este viernes por la mañana en una sala del juzgado de lo Penal número 2 de Palma se remontan al 24 de junio de 2021. El acusado, que estaba en la casa de una amiga, utilizó su teléfono móvil para grabar las relaciones que la joven mantenía con otros dos hombres.

La chica no se dio cuenta de que le estaba haciendo un vídeo, según el escrito de la Fiscalía. El joven después envió las imágenes por WhatsApp a, al menos, los dos chicos que participaron en el trío. Uno de ellos, que era menor, lo exhibió a terceras personas. La secuencia duraba 16 segundos. El investigado fue detenido el 21 de julio de 2021.

El abogado defensor del encausado, Miguel Ángel Cardell, ha solicitado la absolución de su cliente al entender que en ningún momento se ve la cara de la víctima y no se le puede identificar. Según el letrado, no hubo delito porque sólo se difundió a los jóvenes que participaron en el acto sexual y no a terceros y, además, su cliente borró el vídeo en la Policía Nacional.